+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE apertura

Llaves privadas para los refugios

La Generalitat saca a subasta pública estas infraestructuras ahora cerradas por falta de dinero y la primera en licitarse es el Mas de Falcó de Castellfort

 

ESTEFANIA MOLINER
04/04/2012

La llave de los refugios y cabañas de la red gestionada por la Generalitat pasa a manos de particulares. La subasta pública de la gestión es la solución que ha encontrado la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente para reabrir estas instalaciones, ahora cerradas por la complicada coyuntura económica.

El Mas de Falcó de Castellfort será la primera de las instalaciones que se irán privatizando progresivamente. El Diari Oficial de la Comunitat Valenciana recogía ayer las condiciones de la subasta, con un precio inicial de 5.900 euros al año durante cinco años, improrrogables. Un importe que deberá invertirse en la mejora del monte. Los interesados tienen ahora 15 días para presentar sus ofertas.

Con ello, se busca revitalizar estos inmuebles destinados al uso y disfrute de los ciudadanos. “Al mismo tiempo pretendemos que se conviertan en un motor económico más de las comarcas en las que estén situados”, según apuntó la consellera del departamento, Isabel Bonig.

A la subasta podrán acceder las entidades locales y las empresas turísticas que se encuentren inscritas en el Registro General de Empresas, Establecimientos y Profesiones Turísticas de la Comunitat. Además, para adjudicar la cesión de la gestión de este refugio deberán presentar la redacción de un proyecto de mantenimiento, conservación y gestión de esta instalación que deberá ser aprobado por la dirección general de Gestión del Medio Natural.

OBLIGACIONES // Asimismo, el ganador de esta subasta deberá cumplir una serie de obligaciones, entre las que se encuentra las condiciones mínimas de apertura y se compromete a mantener la distribución actual de los espacios del refugio, así como dedicarlo al uso previsto. Se prevé que, como mínimo, esté abierto en Semana Santa y Pascua; los meses de julio, agosto, septiembre y la primera quincena de octubre, así como en Navidades y los fines de semana y festivos.

El inmueble, una edificación que en su origen albergaba una explotación rural con vivienda y cuadras que fue restaurada, tiene capacidad para albergar un total de 32 plazas. Está en el monte de utilidad pública número 86. H