+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Farmacéuticos denunciaron colapsos en los ambulatorios y confusión en clientes

Los médicos «colaborarán» para evitar problemas por la nueva receta electrónica

El Colegio de Médicos de Castellón señala que la idea es positiva pese algunos problemas con tratamientos crónicos

 

Un cliente en una farmacia. - Noelia León

E. Ballester
08/11/2019

Las modificaciones en la receta electrónica están generando en Castellón reacciones encontradas. Después de la denuncia de «caos» emitida por los farmacéuticos, el Colegio de Médicos mostró ayer su «voluntad de colaborar» con la Conselleria de Sanidad para pulir las aristas de la reciente puesta en marcha del nuevo servicio.


El nuevo modelo de receta electrónico lleva apenas unos días en funcionamiento, desde el lunes. En este marco prematuro, el Colegio de Médicos de Castellón (Comcas) aseguró ayer a Mediterráneo que considera «positiva» la idea porque «busca facilitar al paciente la recogida de sus medicamentos de acuerdo con las prescripciones». Pese a no tener aún «constancia formal» de irregularidades, como «problemas» a corregir, desde el Colegio señalan dos. Por una parte, que «algunos tratamientos crónicos han desaparecido de la pantalla», con lo que el paciente «tiene que volver al médico»; y por otra, «el gran problema que tiene el médico respecto a sus pacientes es el incumplimiento terapéutico».

Responsable // En ese sentido, Comcas recuerda que es a la Conselleria de Sanidad, «en su condición de responsable de la prestación de estos servicios», a quien compete «resolver este tipo de situaciones y dar el mejor servicio posible, objetivo prioritario de la administración». Pese a no haber recibido aún quejas, el Colegio de Médicos señala que «estará atento» por si las recibe en relación a la tramitación o dispensación de medicamentos para «trasladárselas a la Conselleria de Sanidad».


Con este nuevo programa, es el sistema el que calcula la necesidad de fármacos del paciente, con el objetivo de evitar que se acumulen en casa o terminen caducando. El Colegio de Farmacéuticos de Castellón lamentó sin embargo el miércoles que, «de momento», el cambio ha resultado «caótico» porque «en algunos casos no sale la medicación prescrita». La situación ha generado, aseguran, «molestias» en pacientes. «Nos toca mandarlos al médico, lo que colapsa más los centros de salud», según afirmó Enrique Hueso, vocal del Colegio.


Los farmacéuticos de Castellón lamentan asimismo la puesta en marcha del servicio por parte de Sanidad «sin previo aviso, mandando una notificación horas antes de implantarse y sin ninguna prueba piloto para ver si funcionaba correctamente». 

Por su parte, José Manuel Ventura, director general de Farmacia de la Conselleria de Sanidad, aseguró ayer que «no consta incidencia técnica» respecto a la modificación del sistema de recetas electrónicas. Sanidad explicó que el objetivo de la medida es evitar la acumulación de medicamentos en los hogares y que no caduquen los fármacos. «Si al paciente no le aparece el medicamento cuando va a la farmacia», explica Ventura, «es porque tiene suficiente en casa». Según el director general de Farmacia eso es «lo primero» que deberían preguntar los farmacéuticos antes de enviar de vuelta al usuario al médico.
Ventura apunta que las modificaciones apelan a la «autonomía y responsabilidad del paciente» y que lo único que cambia es «la planificación de la retirada de medicamentos» en un sistema «más flexible». De todos modos, Ventura entiende que «obviamente» estos cambios «necesitan un periodo de adaptación», pero insiste en que no se han recibido quejas y que las recetas se han prescrito sin problema.


La aplicación APP+salut de la Conselleria de Sanidad superó en el pasado mes de septiembre el medio millón de descargas. Con esta actualización se puede consultar en ella tanto la fecha de la última dispensación como la disponibilidad para poder retirar un medicamento determinado en la oficina de farmacia.