+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

pese a los datos positivos, las empresas piden un nuevo gobierno

El mercado interior mantiene un fuerte crecimiento para el azulejo

El sector confía en subir en ventas, pero difícilmente se llegará al 7% del año pasado. La rehabilitación y la obra nueva en ciudades explican los buenos números

 

Las ventas del sector en España crecieron un 7,5% el año pasado y las previsiones apuntan a otro auge este año. - MEDITERRÁNEO

XAVI PRERA xpreramenero@epmediterraneo.com CASTELLÓN
18/09/2019

Cersaie es la feria internacional por excelencia del sector azulejero, con lo que el mercado nacional, de alguna forma, se aparca por unos días para centrarse en clientes llegados de todo el mundo. No obstante, en los años en los que las ventas en España muestran un crecimiento importante, como es el caso, las empresas cerámicas acuden a Bolonia (Italia) con más optimismo.

Es un dato que a menudo se olvida porque el 75% de los ingresos del azulejo de Castellón están en el extranjero, pero España ha sido, es y seguirá siendo (al menos a medio plazo) el primer mercado para el sector. El año pasado, las ventas crecieron un 7,5% y se situaron en 870 millones, mientras este año las previsiones de Ascer pasan por mantener este auge, aunque podría verse ligeramente amortiguado por una desaceleración económica que ya se intuye en algunos sectores.

Varios empresarios que la semana próxima acudirán a Bolonia explican en privado que en el mercado interior no esperan «cambios bruscos», lo que en sí mismo es una buena noticia, ya que bastaría con reducir el crecimiento a la mitad --lo que está por debajo de las expectativas del sector-- para rebasar la barrera de los 900 millones de euros. Hace tan solo cinco años, cuando el azulejo se encontraba en plena recuperación postcrisis, las ventas no llegaban ni a 600 millones de euros.

REHABILITACIÓN // Este crecimiento ininterrumpido en el último lustro corre en paralelo a la recuperación de la construcción, especialmente a la rehabilitación pero también, en los últimos tres años, a una obra nueva que vuelve a florecer en las grandes ciudades. En este sentido, un informe de Deloitte señalaba recientemente que España es, pese a los síntomas de desaceleración, «el país europeo con mejores perspectivas de auge del sector de la construcción, con una tasa media anual del 2,8% hasta el 2021».

El sector azulejero, consciente de que en el horizonte se otean ya nubarrones de tormenta económica, exige no solo la formación de gobierno -«hace dos años que este país no acomete ninguna reforma importante», dice un empresario- sino también el establecimiento de planes de apoyo a la rehabilitación coordinados entre autonomías y ejecutivo central.