+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LOS USUARIOS PASARÁN AL CENTRO DE RECEPCIÓN Y ACOGIMIENTO

Mónica Oltra asume la gestión del centro de menores de Penyeta con dos años de retraso

La consellera inició ya las negociaciones para coger las riendas del servicio en 2017

 

Imagen de la reunión de ayer entre Martí y Oltra. - MEDITERRÁNEO

PALOMA AGUILAR 03/12/2019

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que dirige Mónica Oltra asumirá, en el primer trimestre del 2020, la gestión del centro de menores que en la actualidad está ubicado en las dependencias de Penyeta Roja, propiedad de la Diputación provincial. La inclusión de este recinto en la red de la Generalitat valenciana llega con dos años de retraso porque la propia consellera ya inició los trámites para gestionar este servicio en el 2017, con el anterior presidente de la institución provincial, Javier Moliner.

En estas mismas negociaciones también se incluyó la creación de la Mesa Técnica de Coordinación y Cooperación Social que se conformó ayer, también con más de dos años de demora.

Así las cosas, los once usuarios que en la actualidad residen en estas instalaciones pasarán al Centro de Recepción y Acogimiento de Menores de Castelló. Este es uno de los principales acuerdos que tanto la consellera Oltra como el presidente de la Diputación provincial, José Martí, tomaron ayer con el objetivo de reordenar las «competencias impropias de las administraciones» en el transcurso de la reunión de trabajo que protagonizaron junto a los técnicos y a la que también asistieron la vicepresidenta Patricia Puerta y el diputado provincial de Hacienda y Recaudación, Santiago Agustí en el edificio de la plaza de Las Aulas.

EQUIPOS DE PERSONAL

Otra de las cuestiones que llevarán a cabo y que, junto a esta ordenación del sistema, recogerán en un acuerdo marco será la financiación de los equipos base (el personal) de los servicios sociales municipales tal y como marca la ley de Servicios Sociales Inclusivos. Así, la Diputación se hará cargo el año que viene de las poblaciones de menos de 6.000 habitantes y en el 2021, de las de menos de 10.000. La tercera pata sobre la que se asienta este acuerdo es la que hace referencia a las infraestructuras sociales «porque las administraciones están para colaborar y cooperar y no para competir entre ellas, siempre poniendo en el centro a las personas». A este respecto, los Ayuntamientos proveerán de un solar o edificio que albergará este tipo de infraestructuras en el municipio; la Diputación financiará las obras que se realicen; y la Generalitat valenciana, a través de la conselleria de Oltra, pondrá en marcha el servicio.

El presidente de la Diputación, José Martí, destacó el «claro compromiso de las dos instituciones por impulsar un trabajo coordinado que es vital porque los ciudadanos lo que quieren es la mejora de sus servicios y sus derechos, independientemente de la administración que lo active». La declaración de intenciones conjunta se firmará en enero.

Por otra parte, la consellera explicó ayer, con respecto al retraso de los expedientes de la dependencia que «será necesario esperar a la evolución de los dos próximos meses para ver si se está «expulsando el tapón». «Es como una tubería que tiene que hacer todo el serpentín y sospechamos que estamos al final del mismo», afirmó Oltra, quien anunció que tiene previsto invertir 1,6 millones a los municipios medianos «que tienen más problemas con la dependencia».