+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

las picaduras van a más en las últimas jornadas

Los municipios costeros sufren un repunte de la plaga de mosquitos

La llamada finca del Pou de Nules vuelve a ser un foco de reproducción al haber agua encharcada. Los vecinos alertan de que estos insectos les «acribillan» y reclaman controles más efectivos

 

Los municipios costeros sufren un repunte de la plaga de mosquitos -

S. RIOS
25/07/2017

Los vecinos del litoral de la provincia están sufriendo estos días un repunte en la proliferación de mosquitos. Almenara, Moncofa, Nules, Burriana, Almassora, Castellón, Benicàssim, Orpesa, Cabanes o Torreblanca no se libran de las molestas picaduras de estos insectos. En la zona sur de la provincia se ha detectado, como informó Mediterráneo, un importante foco en la conocida como finca del Pou, entre Moncofa y Nules, donde en el 2013 hubo tal afección que obligó a realizar tratamientos aéreos. Desde los ayuntamientos aseguran que los controles son periódicos, pero el problema persiste. Las temperaturas muy cálidas y el agua acumulada son dos factores clave para la eclosión de mosquitos.

En la finca del Pou, de propiedad privada, el problema radica en la gran cantidad de agua encharcada, circunstancia que no es habitual y que puede deberse a la crecida del mar, así como a la apertura de compuertas de acequias cercanas, por lo que hoy hay prevista una reunión para estudiar si se incentivan los tratamientos. Desde el consistorio defienden que la situación está bajo control, a pesar de que las picaduras en la playa van a más.

MEDIDAS

En Burriana, estos dípteros también han hecho acto de presencia. En Almassora, la eclosión persiste. «Hay mosquitos y siguen picando, se limpian algunos solares, pero pedimos más medidas», apunta el presidente de la Asociación de Vecinos de la Playa de Almassora, Francisco Jiménez. En el Grao, en la zona de la Marjaleria, el presidente de la Asociación de Vecinos Plana en Trilles, Jorge Begues, asegura que los mosquitos les «acribillan». La situación provoca que no puedan salir a las terrazas «sin correr un grave peligro» de picaduras.

Begues insiste en que la única solución eficaz es acompañar los tratamientos terrestres con vuelos antimosquitos. «Hay que tomar decisiones valientes», remarca. En este sentido, desde el Ayuntamiento indicaron semanas atrás que este tipo de vuelos se ajustan a una normativa muy estricta, especialmente, en zonas habitadas. En Benicàssim prosiguen los tratamientos, tres días a la semana, para combatir la proliferación de mosquitos en todo el término. La zona del Cuadro de Santiago sigue siendo donde más mosquitos hay, provocando molestias a los residentes que viven cerca. Informa E. Bellido.