+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el interior de CASTELLÓN SE TIÑE DE UN MANTO BLANCO

La nieve deja carreteras cortadas, niños sin clase y coches atrapados

En Torremiró, Querol y el Coll d’Ares se precisaron cadenas y ocho quitanieves trabajaron todo el día. Hasta 40 centímetros acumulados en Els Ports en el primer temporal, con desplome de temperaturas

 

MORELLA. Mayores y pequeños disfrutaron por la tarde de los cúmulos de nieve en los parques y llanos. - ORTÍ

JAVIER ORTÍ // CRISTINA GARCIA
27/01/2018

Castellón vivió ayer el primer temporal de nieve del año, que cortó carreteras, entre ellas la N-232, dificultó el tráfico, con numerosos conductores atrapados, y dejó a unos 40 alumnos sin clase en Els Ports y el Maestrat. Las temperaturas se desplomaron hasta ocho grados en apenas 24 horas, ocasionando nevadas en toda la franja interior norte, con unos registros que llegan para quedarse, con mínimas de -2SDgr en Vilafranca, -1 en Morella, y 0SDgr en Castellfort y Vistabella. En el litoral, también llegó el frío, con lluvias generalizadas y el mercurio entre los 6 grados de mínima en Castellón y los 8 en Vinaròs.

La cara B de la bucólica estampa de unas precipitaciones muy esperadas en unas comarcas con alta sequía, se vivió en las carreteras. Desde buena mañana, y tras nevar toda la madrugada, los puntos más conflictivos fueron los puertos de montaña de Els Ports. Torremiró y Querol estuvieron cerrados a los camiones todo el día en el primero de los casos y durante toda la mañana en el segundo, obligando al uso de cadenas a los otros vehículos.

El Coll d’Ares se clausuró a las 12.00 horas por el estado del firme y la persistencia de la nevada, que, aunque amainó por la tarde en casi todo el norte, continuó hasta la noche en puntos como Fredes. En el acceso al santuario de Vallivana, la Guardia Civil paraba a los turismos mientras las quitanieves trabajaban.

Los cortes en la circulación limitaron, además, el acceso a los municipios de repartidores y mensajeros, y de los 40 alumnos de Cinctorres, Forcall, la Todolella, la Mata, Olocau, Sorita, Palanques y Villores, y masías de Morella, que cada día suben en autobús a Morella, que tuvieron que volverse a casa a mitad camino.

EFECTIVOS // Conductores atrapados en sus coches en el acceso a Morella o en las curvas de la Tinença, donde los 40 efectivos desplegados del Consorcio Provincial de Bomberos, con 10 vehículos y ocho quitanieves, trabajaron durante todo el día, junto con la Guardia Civil, en la limpieza de viales y la asistencia de más de un vehículo con dificultades o varado en medio del manto blanco, que llegó a un grosor máximo de hasta 40 centímetros en Castell

de Cabres o de 25 en Fredes.

Durante toda la mañana, con el grueso de la nevada en marcha, se registraron numerosas salidas de vía, sin heridos, por acuaplaning sobre la carretera helada. La N-232, la CV-124, la CV-126, y la CV-167, necesitaron cadenas todo el día. Anoche, se amplió esta medida por las heladas a todos los viales, la CV-105, 106, 109, 110, 11, 12, 125, 1260, 15, 167 Y 173, con la N-232 en alerta de circular con precaución.

A DISFRUTAR // Pese a todo, los hosteleros de Els Ports prevén hoy una llegada masiva de visitantes. Carlos Gutiérrez, de Casa Roque, apuntaba que «la nieve es un aliciente más para disfrutar del interior, si las carreteras están limpias», mientras desde los ayuntamientos de Morella, Vilafranca, Ares o Vistabella, animaban «con precaución» a visitarles.