+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

las familias raras para el párroco de nules van al alza

Las nuevas familias se imponen y ya representan el 32%

En 73.400 hogares de Castellón viven parejas de hecho, familias monoparentales y divorciados que están solos

 

Las nuevas familias se imponen y ya representan el 32% -

ELENA AGUILAR
05/11/2017

Los castellonenses ya no viven como antes. Casados o solteros, con hijos o sin ellos, heterosexuales o gays, solos o acompañados... Lo cierto es que los espacios íntimos han cambiado y los hogares de ahora poco tienen que ver con los de hace unas décadas. Hoy, el cómo y con quién se vive es, más que una exigencia social, una opción de vida fruto de la libertad de elección. Y aunque en la última y polémica hoja parroquial de Nules se tilda de «raras» a las familias no tradicionales, la realidad es que el modelo de familia se ha reinventado: cada vez hay menos familias numerosas y menos matrimonios, los homosexuales pueden casarse y adoptar y las mujeres no temen afrontar a solas la maternidad.

Al esquema tradicional matrimonio-hijos le han surgido en los últimos años competidores que han diversificado los modelos familiares y que desde finales de los noventa se han ido consolidando. Lo han hecho tanto que hoy en Castellón uno de cada tres hogares no tiene nada que ver con una familia tradicional. De hecho, 73.400 de las 231.000 familias que hay en la provincia están compuestas por solteros o divorciados que viven solos, madres o padres que crian a sus hijos en solitario y parejas que conviven sin estar casadas.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) contabiliza en Castellón 231.000 hogares. De ellos, 126.300 están formados por parejas casadas con o sin hijos. Es lo que se considera una familia nuclear clásica y en la provincia sigue siendo la mayoritaria. Pero pese a que este modelo mantiene su hegemonía, las cifras demuestran como hay otros esquemas que se van imponiendo. Uno de los que más crecen son los hogares integrados por solteros o divorciados que viven solos. Ya suponen 33.200, un número que no ha dejado de aumentar y que demuestra cómo las hogares se hacen cada más pequeños (hay otros 21.800 viudos y viudas que están sin compañía).

Cada vez hay más solteros y divorciados que no discuten por el mando de la televisión o por quién debe bajar la basura y también cada vez hay más familias monoparentales. En Castellón se contabilizan 22.500, un 10% más que hace tan solo dos años. La inmensa mayoría de esos hogares (19.200) están formados por mujeres que viven con sus hijos y tienen en su origen realidades muy diferentes, como una ruptura, el fallecimiento de la pareja o la elección individual de asumir en solitario la maternidad.

EL MATRIMONIO PIERDE ENTEROS // Vivir en pareja tras celebrar una boda (bien sea religiosa o civil) es lo más numeroso es Castellón pero la opción de convivir sin estar casado también gana enteros con los años. El matrimonio lleva tiempo de capa caída y hoy en la provincia 17.700 parejas conviven bajo un mismo techo sin haber pasado por el altar. Todo un récord. De esa cifra, y siempre según el INE, 7.100 están formadas por personas divorciadas o viudas y muchas de ellas tienen hijos de una relación anterior. Son lo que los expertos denominan hogares reconstituidos.

Con los años han irrumpido nuevos modelos familiares, pero el esquema tradicional también ha sufrido importantes modificaciones. Y el primero tiene que ver con el número de hijos. Si hace treinta años lo normal era que un matrimonio conviviera con dos, tres o cuatro niños, hoy reina el hijo único. Igual que les ocurre a los hogares, las familias adelgazan y las numerosas (más de tres hijos) han caído un 40%.

En todos esos cambios en los esquemas familias han tenido mucho que ver algunas normativas aprobadas en los últimos diez años en España. Un par de ejemplos: la reforma de la ley del Divorcio, conocida como Ley del Divorcio Exprés y que entró en vigor en julio de 2005, multiplicó el número de rupturas matrimoniales. La entrada en vigor de la ley del Matrimonio Homosexual, también en 2005, permitió a las parejas de gays y lesbianas formalizar su unión. Hoy, en 1.300 hogares de la provincia convive una pareja del mismo sexo, algo impensable hace treinta años.