+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

UN COLECTIVO CON DIFÍCIL REINSERCIÓN LABORAL

El paro de larga duración desciende un 64% en tres años en Castellón

El grueso de los que siguen sin encontrar empleo son mayores de 45 años y con escasa formación . 16.100 personas en la provincia llevan más de un año sin trabajar, 28.100 menos que durante 2014

 

Usuarios en una de las oficinas del Servef de Castellón. La mejora laboral ha llegado también a los parados de larga duración, aunque 16.000 personas llevan más de un año sin trabajo. - MEDITERRÁNEO

ELENA AGUILAR
14/10/2017

Un andamio, un taller, una oficina, un mostrador. Cualquier sitio sería bueno para trabajar. También un bar, una parcela de tierra, una fábrica de azulejos... Pero no. No hay nada. «Vas por la calle, te encuentras con gente, y te dicen que cómo no vas a encontrar empleo. Si ahora la cosa va bien, si todo está mejor, si ahora cogen a todo el mundo... cómo vas a seguir tú en el paro. Y entonces parece que es que no quieres trabajar. Pero es que sigo en el paro. Y no hay forma de encontrar un empleo estable». Lo explica Felipe S. Tiene 58 años y es vecino de Benicarló. Hasta el 2013 trabajó como albañil. Perdió su empleo en una empresa de la construcción y desde entonces ha encadenado un puesto tras otro. Primero seis meses en un hotel, después otros nueve en un taller... La última nómima la cobró hace ya año y medio.

Al igual que Felipe todavía hay miles de personas para las que la recuperación sigue siendo un espejismo. Y eso que las cifras de ahora nada tienen que ver con las de hace tan solo tres años. El mercado laboral se mueve y eso se nota en la cifra de parados de larga duración, que son cada vez menos. Un par de datos basta para entenderlo: hoy en Castellón 16.100 personas acumulan más de 12 meses sin trabajar. Hace tres años la cifra ascendía a 44.200, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). O dicho de otra manera: en tres años 28.100 personas han dejado de ser parados de larga duración, un descenso del 64%.

Lógicamente, las cifras del de-sempleo de larga duración están muy próximos al volumen de parados que han agotado todas sus coberturas y que encaran el futuro sin ningún colchón económico. Así, el 46% de los parados de Castellón no tienen derecho a ninguna ayuda, según los datos que manejan los sindicatos.

MUJERES Y MAYORES DE 45 // Pero, ¿cuál es el retrato robot del parado de larga duración en Castellón? La estadística revela que más de la mitad son mujeres y, la mayoría, mayores de 45 años. Además, suelen tener un bajo nivel formativo y proceden del sector servicios. Y es que los mayores de 45 representan el 44% de los desempleados en Castellón. Lo más negativo es que la inmensa mayoría tiene muy pocas posibilidades de hallar empleo estable, según datos de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que señala que una persona mayor de 45 años que se queda sin trabajo tiene una probabilidad de casi el 40% de entrar en paro de larga duración.

Que 16.100 personas en la provincia lleven más de un año buscando un empleo y no lo consigan sigue siendo un dato preocupante, pero la realidad es que las cifras del paro en Castellón mantienen una tendencia generalizada a la baja. De los más de 79.700 desempleados que llegó a haber hace tres años se ha pasado a 46.500. Este descenso ha sido provocado, fundamentalmente, por un mayor dinamismo de los sectores servicios e industrial.

Si en Castellón la cifra de parados de larga duración ha caído drásticamente, en el conjunto de la Comunitat Valenciana ocurre exactamente lo mismo. Unos 183.800 desempleados se encuentran en esa situación desde hace más de dos años, un 24% menos que la cifra alcanzada hace un año, cuando se registraron cerca de 242.200 parados de larga duración, según un informe que acaba de publicar Randstad. Además, el 54,4% del total de parados mayores de 45 años lleva más de 24 meses sin acceder a un empleo. La tasa de paro de larga duración se sitúa en el 36,9% para el grupo de 25 a 45 años, mientras que la de los menores de 25 años alcanza el 18,4%.