+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MEDIO AMBIENTE

La plaga de la procesionaria se adelanta debido al calor

 

REDACCIÓN CASTELLÓN
25/01/2018

Las temperaturas primaverales, en pleno mes de enero, sumadas a la escasez de lluvias, han compuesto el caldo de cultivo perfecto para la aparición prematura de la denominada procesionaria del pino. Una especie que constituye la segunda causa de destrucción de los pinares, solo por detrás de los incendios forestales, con el impacto que esto conlleva a nivel económico y medioambiental. Así lo advierte la Anecpla, asociación nacional de empresas de sanidad ambiental. Su aparición suele darse cada año en primavera, cuando el invierno comienza a ceder y el termómetro, a subir. Sin embargo, su presencia se adelanta cuando, como ahora, las temperaturas aumentan antes de lo previsto. Desde esta entidad piden prestar especial atención a los niños porque puede generar desde dermatitis a lesiones oculares, pasando por urticarias y reacciones alérgicas, y daños a animales.