+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LOS VÍDEOS SEXUALES DEL ODONTÓLOGO CASTELLONENSE, EN EL OJO DEL HURACÁN

La policía analiza la denuncia de Luis Senís y ve lagunas en el relato

El cirujano asegura que una red lo drogó con burundanga para robarle el teléfono. Los investigadores están tras el envío de archivos del dentista con una compañera

 

Imagen de archivo del cirujano maxilofacial Luis Senís durante una intervención en una clínica privada. -

N.B.B. // R.F. nbalaguer@epmediterraneo.com CASTELLÓN
12/03/2019

La Policía Nacional investiga la difusión de los vídeos de contenido sexual protagonizados por el cirujano maxilofacial de Castellón Luis Senís y una compañera de profesión, tras la denuncia interpuesta por el dentista en la comisaría del distrito marítimo de València. En los archivos, que se han hecho virales en los últimos días, se ve al odontólogo practicando sexo en distintas localizaciones y, según uno de los protagonistas, detrás del envío está una trama que intenta perjudicarle a nivel profesional y personal. Senís habló el viernes para Mediterráneo y aseguró que lo habían drogado con burundanga para apoderarse de su móvil y hacer públicas las imágenes. Sin embargo, los investigadores del caso ven muchas lagunas en su relato que plantean numerosas dudas acerca de lo sucedido, según han indicado fuentes policiales a este periódico. La Policía Nacional no descarta por el momento ninguna hipótesis y es que el presunto hackeo del que habla el cirujano maxilofacil es extremadamente complicado de llevar a cabo. Una de las incógnitas del caso es: Si nadie sabía de la existencia de esos vídeos, ¿por qué iba a idearse un plan tan elaborado como el que describe el dentista para apoderarse de su teléfono? Y si le robaron el celular porque conocían que guardaba vídeos sexuales, ¿cómo lo supieron?

LA VERSIÓN DE SENÍS 

Como ya publicó este diario, Senís insiste en que la trama contra él comenzó con la sustracción de los dos teléfonos de los que disponía. «Primero desapareció un móvil que tenía para realizar vídeos de odontología, pero no le di mayor importancia. Sí es cierto que me llegaron mensajes exigiéndome una fuerte suma de dinero para recuperarlo, pero el problema se agravó cuando me robaron el segundo teléfono, el personal», recuerda. El odontólogo señala a una mujer con la que cenó en València como principal sospechosa. «Cuando fui al baño aprovecharon para echar droga en mi bebida. Vi que me faltaba el móvil, pero por los efectos de la droga me desperté al día siguiente aturdido y fue cuando pedí a la compañía que lo bloqueara», sostiene. «Hackearon mi móvil y descargaron todos mis archivos y contactos», aseguró el cirujano tras la difusión masiva.