+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el plan era activarla junto a la de moncofa, pero fallos técnicos lo impideron

Ponen en marcha la desaladora de Orpesa con mes y medio de retraso

El recinto ya nutre a Benicàssim, que tendrá suministro de agua a demanda. Orpesa contará con servicio en menos de un mes y Cabanes aún negocia con Acuamed

 

Imagen de un operario trabajando en la desaladora de Orpesa, en el primer día de la planta en actividad. - GABRIEL UTIEL

A. TEZANOS atezanos@epmediterraneo.com CASTELLÓN
16/05/2019

La desaladora de Orpesa ya nutre de agua a Benicàssim. Lo hace después del intento fallido de ponerla en marcha hace mes y medio, coincidiendo con la activación de la de Moncofa, y una vez resueltos los fallos técnicos que detectaron en la citada infraestructura.

Como explican desde Acuamed, fue ayer a las 12.00 horas cuando el recinto entró en funcionamiento. El abastecimiento de agua desalada a Benicàssim se produce impulsándola en dirección al depósito del municipio cuando este se encuentre entre el 60 y el 80% de capacidad, funcionando la desaladora como una fuente más de suministro. Por lo tanto, las horas de abastecimiento (y volumen) diario dependerán de la demanda, concretan desde la propia empresa pública.

Son las condiciones negociadas entre Acuamed y el Ayuntamiento para el primer año de suministro, aunque la cantidad de agua bombeada aumentará cuando cambien las condiciones de concesión de este servicio.

aún sin agua // El municipio que por el momento no recibe suministro de la desaladora es Orpesa, pero en Acuamed esperan que empiece a hacerlo «en el plazo de un mes, como máximo».

En el caso de esta población, las condiciones son más complicadas que las de Benicàssim, ya que el Ayuntamiento ha negociado sustituir todos sus consumos habituales por agua desalada.

En Orpesa el consumo que han establecido asciende a 3,4 hectómetros cúbicos, aunque contempla un límite de cinco ante un posible crecimiento urbanístico, después de que el gobierno municipal renegociara las condiciones establecidas en un principio.

Otra situación bien distinta es la de Cabanes, el tercer municipio que tiene que recibir agua desalada de esta planta. Y es que las negociaciones entre el Ayuntamiento y Acuamed para acordar las condiciones del convenio transitorio encallaron. En este caso, el principal problema era económico, ya que según explicaron desde el área de Urbanismo, las condiciones que ofrece la empresa pública suponen «hipotecar» la economía del pueblo.

La contraoferta del gobierno local no fue aceptada por la empresa pública, por lo que por el momento no se conoce cuándo tendrá suministro de agua.