+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Quejas vecinales

La proliferación de mosquitos en Castellón aviva el ingenio con repelentes caseros

Plantas aromáticas, trampas hechas a mano o lejía ayudan a poder ahuyentarlos

 

S. RIOS
13/06/2019

La proliferación de mosquitos que ya ha empezado a generar las primeras quejas vecinales en los municipios costeros desata el ingenio popular. Son muchos los que recurren a remedios caseros para evitar que estos molestos dípteros se les cuelen en casa, ya que los tratamientos que están llevando a cabo los ayuntamientos resultan, en algunas casos, ineficaces para evitar la eclosión de larvas. El boca a boca e internet son los principales canales para conocer métodos que ahuyentan a estos insectos, más allá de las tradicionales mosquiteras.

Uno de los más populares en la red, que incluso algunos ayuntamientos de España recomiendan a sus vecinos, es la trampa casera hecha con una simple botella de plástico de dos litros, a la que se añade agua tibia, azúcar y levadura -en la imagen-. Este experimento casero capta a los mosquitos por el dióxido de carbono que genera, ya que los atrae.

A esta trampa se suman otros remedios caseros que pueden servir de gran ayuda durante este verano. Por ejemplo, tener albahacas, ya que el olor de esta planta aromática ahuyentará a los insectos de la zona. Un objetivo que también se conseguirá colocando un poco de lejía en los desagües, por ejemplo, del patio de luces. Otras plantas como la citronela, aroma que se emplea en un sinfín de repelentes antimosquitos, la lavanda, el tomillo o el romero también les espantan, al igual que el olor del vinagre, que puede colocarse en un recipiente con agua. El aceite de eucalipto tampoco gusta a estos insectos.

La colocación de bolsas de plástico llenas de agua colgando del techo también es un truco de siempre que resulta efectivo.

 La Conselleria de Sanidad en su listado de consejos incluye también la introducción de peces rojos, para que se coman las larvas en fuentes de jardín y balsas ornamentales.

Estas recomendaciones se unen a los ya conocidos de eliminar los platos de debajo de las macetas para evitar el agua estancada, vaciar las piscinas cuando no se usan, poner las regaderas y los cubos que estén en el exterior boca abajo o vaciar con frecuencia los bebederos de las mascotas.

Si no se ha logrado repeler a los mosquitos y pican, algunos remedios caseros para aliviar las molestas rojeces son colocar hielo, avena, vinagre o bicarbonato. No podía falta el aloe vera, cuyas propiedades antiinflamatorias son de sobra conocidas.

Temas relacionados