+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

25 PROPUESTAS PRESENTADAS

Un robot autónomo gana el IV Hackathon de la UJI

El androide es capaz de transportar residuos sólidos urbanos

 

Los premiados en esta cuarta edición del encuentro ‘hacker’. - MANOLO NEBOT

R. D.
28/10/2019

Estudiantes de Ingeniería Electrónica de la Universitat Politècnica de València y de Ingeniería Informática de la Universidad de Murcia resultaron ayer ganadores de la cuarta edición de Hackathon Castellón que se celebró en las instalaciones de la Universitat Jaume I (UJI) de Castelló.

Los integrantes de Pixar 4.0 se llevaron el primer premio tras superar el reto Maker 4.0, propuesto por la asociación de estudiantes y aficionados a la informática y electrónica de la UJI HackCS y EngiOn. El objetivo del grupo fue conseguir que el robot construido cumpliera con todas las condiciones del reto y fuera un androide factible para una ciudad. «Hemos tenido en cuenta todos los requisitos planteados por el jurado y nos hemos focalizado en resolver problemas reales para hacer mucho más eficiente la recogida de residuos sólidos urbanos», explicaron los ganadores del encuentro de programadores más importante de la Comunitat Valenciana, con más de 420 hackers teniendo en cuenta todos los participantes de ediciones pasadas.

RESTO DE PREMIADOS / El segundo puesto fue para Adfectus, un grupo de estudiantes de la UJI que participó en el reto de análisis de las emociones en tiempo real, propuesto por la empresa impulsora EventsCase. Durante el transcurso del evento examinaron más de 2.222 imágenes tomadas in situ para poder detectar, a través de la API Amazon Rekognition, las expresiones de las personas con el fin de mejorar en función de los estados de ánimo.

Finalmente, el tercer premio lo consiguió el grupo TX42RM, un equipo formado por dos participantes que lograron superar el desafío de la empresa impulsora Kerajet. En 48 horas non-stop consiguieron controlar electrónicamente el alumbrado, el agua y el sistema de cultivo de una maqueta que simulaba una ciudad inteligente consiguiendo así ahorrar en costes de gestión al tenerlo todo totalmente centralizado.