+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

JORNADAS PORTCASTELLÓ MEDITERRÁNEO

El sector portuario defiende una innovación cooperativa y enfocada a la rentabilidad

La intermodalidad y la sostenibilidad, dos claves que marcan el futuro de la logística

 

El sector portuario defiende una innovación cooperativa y enfocada a la rentabilidad -

XAVI PRERA
03/12/2019

El sector de la logística portuaria se enfrentará, como el resto del tejido productivo, a profundas transformaciones en los próximos años. A detectar las especificidades de esos cambios en el mundo de los puertos y a analizar los retos que vienen contribuyó una mesa redonda que reunió a diferentes ponentes del ámbito público y privado. Precisamente, esta colaboración entre administraciones y empresas es una de las claves de futuro, junto a la necesidad de que los procesos innovadores salgan de la pura retórica y estén «pegados a la cuenta de resultados».

El debate fue moderado por la directora de PortCastelló, Ana Ulloa, y en el mismo participaron el jefe del área de innovación de Puertos del Estados, José Llorca; el director de I+D+i de Simetria, Francisco Vea; el director de Espaitec, Juan Antonio Bertolín; el managing director de IoTsens, Ignacio Llopis y el socio fundador de Innsomnia, Rafael Navarro.

Este último se refirió a la innovación no ya como un aspecto que trabajar cara al futuro sino como una urgencia del presente. «Esto ya va en serio y por ello ya no vale con aislar los procesos disruptivos en un departamento; hay que introducirlos en la gestión diaria», afirmó. En la misma línea se pronunció Llorca, que instó a las empresas a entender la innovación como «una implementación rentable de ideas creativas» y puso el acento precisamente en la idea de que debe generar beneficios, algo en lo que abundó Vea al afirmar que el objetivo es «dar respuesta a oportunidades de negocio».

LA NECESIDAD DE ‘COOMPETIR’

El responsable de I+D+i de Becsa también incidió en la necesidad de que la innovación sea cada vez más un proceso cooperativo, esto es, que no sea cosa de una sola empresa sino que pase a ser «abierta». Para ello, utilizó el concepto «coompetir», un juego de palabras en el que la competitividad de cada compañía y la colaboración con otras --ya sean del mismo sector o no-- no están reñidas. Según Vea, esta propuesta es especialmente interesante para el sector logístico y portuario, en el que «muchos actores distintos comparten cantidades ingentes de información» díficiles de digerir y aprovechar en solitario.

DEL MIEDO A LA NECESIDAD

Bertolín (Espaitec) evidenció que los retos de la nueva economía generan «miedo» en la sociedad y en los trabajadores, ya que en muchas ocasiones «la tecnología va mucho más deprisa que quienes luego debemos utilizarla». No obstante, Llopis (IoTsens) manifestó que innovar no es una opción sino una obligación, ya que «quien no se adapte quedará fuera del mercado», en especial en el caso de los puertos marítimos, que tienen la especificidad de que hay muchos y las navieras pueden elegir descargar las mercancías «allí donde les sea más rentable». En este sentido, y como ejemplo de lo que está por venir, advirtió de que ya hay astilleros que en Noruega construyen barcos sin tripulación.

Más allá de proyectos concretos, Vea situó el nuevo paradigma de la innovación portuaria en la necesidad de mejorar en la «intermodalidad» y la «sostenibilidad» de unos procesos caracterizados por los grandes almacenamientos y movimientos de mercancías.

Navarro (Innsomnia) complementó esta afirmación al explicar que la mayor parte de las firmas del campo portuario trabajan en proyectos aún modestos de transformación digital encaminados a mejorar el mantenimiento predictivo, el blockchain logístico -una red de redes que debe servir para que «todos los actores del proceso asuman su responsabilidad»-, la impresión 3D para embarcaciones, la realidad virtual y aumentada en el ámbito del mantenimiento, el big data y la robótica para mejorar la carga y descarga tradicional.

MUCHO POR HACER

Con todo, y pese a que las compañías del sector trabajan con «proyectos incipientes», fue unánime la reflexión de que queda «mucho por hacer», entre otras cosas porque todavía hay muchos actores que, en palabras de Llorca, «no son conscientes de estar ante una revolución industrial disruptiva».

Además, todavía existen barreras que dificultan que las empresas realicen una «apuesta decidida» por la innovación digital. Entre ellas, los ponentes destacaron que las administraciones corren el riesgo de ser «un freno» a estos procesos si no son capaces de adaptar la legislación para facilitar, por ejemplo, que circulen los mencionados barcos sin tripulación. Según el representante de Puertos del Estado, también deben cambiar los paradigmas formativos y los modelos de protección social para hacer frente a un tipo de empleo «más discontinuo y con más autónomos», mientras que las empresas deben apostar por estructuras más flexibles.