+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PROPUESTAS PARA REFRESCARSE

Seis piscinas naturales para darse el último chapuzón del verano en Castellón

Montanejos, Arañuel, Navajas o la Pobla de Benifassà ofrecen unos parajes paradisiacos para disfrutar de un baño en el interior

 

SANDRA SEGARRA
05/09/2018

El verano parece que está llegando a su fin, en cambio, el calor continúa entre los habitantes que buscan apurar sus últimos días y escaparse un poco de él. Por ello ofrecemos seis piscinas interiores en diferentes pueblos de la provincia de Castellón a los que poder ir para pasar un día divertido y refrescante en buena compañía.

1. Montanejos

Montanejos se encuentra en las inmediaciones del Parque Natural de la Serra d’Espadà y es uno de los lugares preferidos por los castellonenses por su riqueza paisajística y su entorno paradisiaco. Rodeado de verde y con un agua cristalina es el escenario idóneo para relajarse.

2. El Salto de la Novia de Navajas

A parte de pegarte un buen baño, puedes conocer la trágica historia que arrastra el Salto de la Novia en Navajas. Litros y litros de agua caen desde alturas superiores a 30 metros en una bella estampa digna de observar, pero que esconde una triste historia. Cuenta la leyenda que había una tradición en el pueblo que cuando una pareja se iba a casar, acudían a la zona en la que el río se estrechaba. Allí la novia tenía que saltar de una orilla a otra, si el salto salía bien, sería un fiel reflejo de la felicidad de su matrimonio, si salía mal auguraba una mala vida llena de infelicidad para la pareja. Pero la última vez no ocurrió ninguna de las dos situaciones, la novia saltó con la mala suerte de caerse al río, atrapada en un remolino de agua. El futuro marido, saltó en su rescate muriendo los dos ahogados apareciendo sus cuerpos sin vida horas después. Un suceso que hizo acabar con la tradición.

3. Arañuel

Arañuel, por su parte, es un pequeño municipio situado en el oeste de la provincia de Castellón, con apenas 160 habitantes en 2016, goza de un precioso río que muchos desconocen. A penas 57 kilómetros en coche lo separan de Castellón y cuenta con un gran número de casas rurales para poder disfrutar de un fin de semana en el campo.

4. Sant Pere en Benifassà

Quizás la siguiente opción esté un poco alejada de Castellón concretamente a 122 kilómetros, pero ¿no hay mejor manera de encontrarse que perderse? Si buscamos comer en un restaurante con una terraza a los pies de la poza y luego bañarnos ahí y bucear junto a los peces totalmente inofensivos, la fuente de Sant Pere en Benifassà es el lugar indicado.

5. El Pozo Negro en las Fuentes de Ayódar

Hacer deporte antes de un baño siempre es una buena opción. Tras una ruta de senderismo, se llega a uno de los lugares más tranquilos para pasar un rato en el agua, el problema es que tiene un aforo limitado que puede ser ocupado rápidamente por unas cuantas mesas y sillas de los visitantes. Pero que eso no impida ir a ver el precioso lugar del Pozo Negro en las fuentes de Ayódar. 

6. Cascada del río Carbo

Por último, pero no menos importante en pleno parque natural del Penyagolosa con un acceso desde San Juan de Penyagolosa, en Vistabella, y un acceso más corto y sencillo desde Villahermosa, se puede observar una cascada en un entorno de alta montaña como es la cascada del río Carbo.

 

Temas relacionados