+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

primer fin de semana tras la sentencia del tsjcv que limita la venta de bebidas alcohólicas

Las tascas claman ‘Volem soroll!’ ante el veto al alcohol en las calles

Instan a Castellón a disfrutar en la vía pública antes de las limitaciones de abril . Sense Soroll reconoce que la medida es necesaria, pero «muy impopular»

 

ESTEFANIA MOLINER emoliner@epmediterraneo.com CASTELLÓN
11/03/2017

Las tascas de Castellón animan a los vecinos a disfrutar del ocio en la calle este mes de marzo, con la consigna Volem soroll! Un lema que lanzan los empresarios del sector en su perfil de las redes sociales y que cobra especial sentido tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) hecha pública este martes, que prohíbe la venta y consumo de alcohol en las calles Barracas e Isaac Peral a partir de las 22.00 horas, desde abril. Sí que se podrá beber en el interior y en los veladores de los locales, y también en las terrazas.

Los dueños de los negocios exhortan así a los castellonenses a disfrutar en la calle «al máximo» antes de que el próximo mes se limite el horario del consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública. Además, recalcan la «singularidad de las tascas» como punto de reunión y ocio de la ciudad e insisten en que esta sentencia les obligará a «reinventarse, a cambiar los hábitos y a empezar a tasquear más pronto que ahora».

Este es el primer fin de semana tras conocerse la victoria judicial de la asociación Castelló Sense Soroll y por ello desde las tascas quieren animar a la gente a hacerse oír, a demostrar que las tascas tienen sentido en la calle y que el ruido tampoco se prolonga hasta la madrugada.

MEDIDA «IMPOPULAR» // Desde el colectivo denunciante, su presidente, Pedro Monfort, reconoce que «será complicado hacer cumplir esta sentencia, pero hay que hacerlo». «Hay mucha gente que no lo comprende porque es una medida muy impopular, pero nadie creo que aguante a unas 3.000 personas delante de su casa. Es un agobio». Además, Monfort destaca que es la primera vez que oye «desde el Ayuntamiento que se va a cumplir la sentencia. Eso demuestra su voluntad».