+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

fomento pacta un descuento del 50% de peñíscola a lhospitalet de linfant

El transporte pide para Castellón una rebaja igual a la catalana en la AP-7

El PSPV reclama al Gobierno negociar «ya» y los contratistas rechazan la liberalización en el 2019. Los camioneros exigen bonificar también el tramo de Nules a Peñíscola por su tráfico y siniestralidad

 

El transporte pide para Castellón una rebaja igual a la catalana en la AP-7 -

NÚRIA B. BIGNÉ // ÁNGEL BÁEZ
27/07/2017

Los transportistas de la provincia exigen al Gobierno y al Consell que alcancen un acuerdo como el pactado en Cataluña para bonificar la AP-7 y piden que la rebaja planteada entre Peñíscola y l’Hospitalet de l’Infant se extienda también al resto de Castellón.

Los camioneros ven «insuficiente» que el descuento de entre el 42 y el 50% se aplique solo a partir de Peñíscola y advierten de que esa medida debería implementarse desde el Baix Maestrat a Nules, justo el lugar donde el martes perdía la vida un transportista, calcinado, tras colisionar contra otros tres camiones.

«El sur provincial es la arteria de los camiones y la zona más sensible, con una gran concentración de tráilers que vienen desde Murcia y Andalucía», alerta el presidente de la asociación provincial, Javier Zaldívar.

El máximo representante de los transportistas de Castellón tilda de «incomprensible» que el Gobierno no aplique descuentos para la autopista en zonas con una elevada siniestralidad como Benicàssim, Orpesa o Torreblanca.

«De entrada, creemos que la AP-7 debería ser gratis para los profesionales, pues ya estamos sometidos a demasiadas cargas fiscales. Si no es así y se aplica una rebaja, lo lógico es que se tenga en cuenta también al sur provincial».

UNA SERPIENTE EN CARRETERA

Los profesionales del sector critican la «serpiente» que deben hacer en la actualidad para circular de forma gratuita. Los camiones deben abandonar la nacional 340, por restricción, en Nules y buscar entonces la A-7, la CV-10 y la CV-13. A partir de Orpesa se levanta el veto y pueden transitar por una nacional saturada. Ahora tendrán la opción de salir de la 340 en Peñíscola para tomar una AP-7 en la que solo pagarán la mitad del peaje, tal y como avanzó ayer el diario Mediterráneo.

El PSPV-PSOE se ha sumado a las reivindicaciones de los transportistas y ha exigido al Gobierno de Rajoy que negocie «de inmediato» con la Generalitat un acuerdo similar al que ha alcanzado ya con Cataluña. El portavoz de Infraestructuras de la Ejecutiva Provincial, Sergio Bou, incide en que resulta «cansino e indignante» que un Gobierno al que «se le llena la boca con que todos los españoles deben tener los mismos derechos, haga distinciones con un asunto tan sensible y serio como la seguridad vial».

CONTRA LA GRATUIDAD

Por otro lado, el director de la Cámara de Contratistas de la Comunitat, Manuel Miñés, y el presidente de la Federación de Empresas Valencianas (Fecoval), José Luis Santa Isabel, mostraron ayer su desacuerdo ante la reivindicación de la Generalitat de liberalizar totalmente la autopista una vez concluya el periodo de la concesión previsto para 2019, según señalaron ambos en la presentación de un estudio realizado por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), que aborda las inversiones que necesita la Comunitat y que calculan podrían tener un coste de 21.530 millones a lo largo de los próximos diez años, de los cuales 14.080 deberían aportarlos las administraciones.

Miñés, que se mostró muy crítico con la posibilidad de convertir la actual AP-7 en una vía sin coste alguno para sus usuarios, subrayó que esto obligaría al Consell a afrontar inversiones para su conservación por valor de unos 60 millones de euros, cuando el Estado transfiere solo 35.

Además, entiende que la liberalización a partir de 2019 obligaría a emprender un plan de choque para adecuar esta arteria a su paso por la Comunitat por un importe de otros 150 millones, además de requerir una costosa ampliación de carriles.

Santa Isabel también se mostró contrario a la total liberalización, aunque señaló que es más partidario de establecer algún tipo de «peaje blando» para quienes circulen por esta vía, una vez se cumpla el periodo de vigencia de la concesión actual.