+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

pistoletazo de salida

La ciudad se vuelca para rendir honores a la Virgen

Durante 10 días están programados más de 200 actos que invitan a la participación de toda la ciudadanía

 

LLIBRET. La reina y su corte posan con las autoridades locales. - MEDITERRÁNEO

OFRENDA. Como es tradición, las entidades ciudadanas, peñas y vecinos homenajearán con flores a la patrona. - MEDITERRÁNEO

SHEILA GIL AA VILA-REAL
01/09/2017

Hoy arrancan las fiestas en honor a la Mare de Déu de Gràcia 2017, que en esta edición vuelven a contar con un programa “diverso, plural y centrado en las tradiciones y señas de identidad de la ciudad”, que llega con novedades entre los más de 200 actos previstos. Novedades como la vertiente solidaria que suma este año el concurso de empedraos con la apertura a los no peñistas que, por una módica cantidad, podrán acceder al recinto y con su aportación ayudarán a Cáritas. También carácter solidario tendrá el paso por el manto organizado por los responsables de la iglesia Arcipretal.

Una parte fundamental de los festejos volverán a ser las citas gastronómicas que congregarán a miles de personas. En estos casos, debido a la buena acogida, no hay previstos grandes cambios. El 77º concurso de paellas, el 28º concurso de empedraos, la undécima macrocena de vecinos, la cena de tombet o la 32ª cena y fiesta de disfraces. Unas 10.000 personas se citarán en total.

A ellos hay que sumar citas como la noche de xulla o la fiesta de la tecera edad con una paella monumental a la que acuden cientos de vecinos.

Y estas fiestas, tras muchas ediciones en funcionamiento, no se instalará la Fira de la Tapa que durante los últimos años había cambiado de ubicación para intentar atraer a más público cada jornada festiva. Por último, también se prevé reforzar, desde el punto de vista policial, la seguridad de los espacios que acogen los actos más multitudinarios como las plazas Major y del Labrador o la avenida la Murà. Para ello se bloquearán accesos con los vehículos policiales, vallas u otros elementos.