+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MÁXIMAS REPRESENTANTES

La reina y las damas, grandes anfitrionas

Raquel Cabezas y sus damas, Ana Rodríguez y Amaia Sanz, disfrutan de la última festividad como festeras

 

EVA BELLIDO AA ORPESA
25/07/2017

Raquel Cabezas afronta sus últimas celebraciones como reina de las fiestas de Orpesa con “muchísima ilusión”, pero también ya con “cierta nostalgia”. Compartirá la aventura con sus incondicionales damas, Ana Isabel Rodríguez y Amaia Sanz, así como con los acompañantes, Mario Kovacs, Álvaro Regaño y David Juárez, con quienes ya disfrutó al máximo de las pasadas fiestas de octubre. Ahora están de nuevo con las pilas cargadas para volver a representar a la juventud del municipio durante la semana grande orpesina.

Ellas son todas de la misma quinta, del 99, y tienen ya o están a punto de cumplir los 18 años. Además, se conocían desde pequeñas, pues coincidieron “en Infantil en el colegio”, dice Raquel. Por su lado, las edades de los acompañantes oscilan entre los 16 y 18 años. La reina estudia formación profesional de Administrativo en el IES Torre del Rei d’Orpesa, al igual que Mario Kovacs. El resto también cursa estudios formativos. Eso sí, lo que realmente les une es su pasión por Orpesa y sus tradiciones, y están “muy emocionados” por estas fiestas.

Raquel Cabezas, a quien le caracteriza un carácter sociable, confiesa que está muy ligada al pueblo y a su gente. “Siempre me he sentido muy querida aquí”, señala. Aprendió desde pequeña bailes regionales y ha sido fiel aficionada a los toros. Practica gimnasia artística en el club de Orpesa desde pequeña, ya que es una de sus “grandes pasiones”, y ha participado en competiciones autonómicas, siendo el suelo una de sus especialidades, aunque le gusta más “la barra”.

En cuanto a su espíritu festero le viene desde bien pequeña. “Veía los actos y me hacía mucha ilusión y le decía a mi madre que quería ser reina”, confiesa. Es consciente de que son las últimas fiestas como máxima representante del municipio. “Por una parte, tengo muchísimas ganas de que empiecen y, por otra, no, porque cuanto antes empiecen antes acaban. Tanta espera para ser reina y el tiempo ha pasado volando y pensar que quedan ya pocos meses...”. Cuando finalicen estas fiestas de San Jaime, la andadura de Raquel continuará con la asistencia a las representaciones en diferentes pueblos hasta finales de septiembre, cuando está previsto que se celebre su despedida y la presentación de la nueva comisión.l

CICLO // Las fiestas de la Paciencia de octubre, las primeras que vivieron como festeras, son “las favoritas”, pero ahora también tienen ganas. Especialmente la jornada del sábado, “con nuestro toro”, cuenta Raquel. “Por la tarde, cerril y, por la noche, embolado. Es un toro que compramos la comisión de fiestas para seguir la tradición”, afirma.

Otro de los actos más esperados por este colectivo de festeros oropesinos es el “correfoc por las calles del pueblo”, dice la reina. “Nos hace mucha ilusión porque normalmente es por la playa y en sitios más abiertos, y ahora tendrá lugar por el pueblo. Nos gustará más”.

Finalmente, Raquel desea a las damas y sus acompañantes que “todo salga como está planeado, muy bien”, y que disfruten “al máximo” porque son las últimas y tienen que tener “muy buenos recuerdos de todas juntas”, concluye.