+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CD CASTELLÓN

La cabeza de David Cubillas salva la cabeza de Óscar Cano en el Castellón (1-1)

Partidazo del capitán, que levanta el ánimo de un Castellón al que no ayudan ni sus errores... ni el VAR

 

David Cubillas celebra el 1-1. - LALIGA

Juanfran de la Ossa / Castellón
29/11/2020

El punto de Anduva (1-1) no saca al CD Castellón del descenso, pero sí sirve para contener la nueva hemorragia... y para que Óscar Cano se siente el miércoles, frente al Zaragoza, en el banquillo de Castalia. David Cubillas, en una actuación portentosa, por el gol, por lo que lucha, por el desahogo que ofrece, por su carácter... por todo lo que es y por todo lo que representa, mantiene las cosas como están, en un encuentro convertido en la repetición de tantos otros, en el que los albinegros tuvieron que penar un nuevo error de bulto y un VAR que validó el dudoso tanto del Mirandés y no vio sancionable unas manos de un jugador local, dentro del área, porque procedían de un rebote. Es de esperar, por tanto, que signifique, más que un punto y seguido, un punto y aparte.

CINCO CAMBIOS

El exigido Óscar Cano, que ya conocía, desde la noche anterior, que habían caído a zona de descenso, cambió a medio equipo respecto al miércoles en busca de una sacudida. Además del lesionado Rafa Gálvez, Joseba Muguruza, Gus Ledes, César Díaz y Juanto Ortuño fueron los damnificados del desastre frente al Alcorcón. En su lugar no aparecía Carles Salvador, el indiscutible, ahora fuera del equipo por un esguince de tobillo, permitiendo la primera titularidad de Arturo Molina (como mediapunta)... y de David Cubillas. Además, el granadino completaba la revolución con Josep Señé (venía de estar sancionado), Guillem Jaime y Carlos Delgado.

BUENA PUESTA EN ESCENA

El Castellón no salió nada mal. De hecho, su salida fue prometedora, pero le sucedió lo de prácticamente todos los encuentros, esta vez muy pronto. Adrián Lapeña estuvo blando en el despeje, Iván Martín agradeció el regalo y otro jugador cedido por el Villarreal, Nicolas Jackson, superó la estirada de Álvaro Campos. Minuto 12 y todo cuesta arriba. El VAR, justito, justito, corroboró el gol del senegalés.

El riojano, en el arranque, estaba en todas. Pudo enmendar la tibieza en el 1-0: cabeceó solo, pero al picar el remate, Raúl Lizoain lo tuvo fácil. Acto seguido, el goleador le ganó la espalda, aunque remató al costado de la red.

SIN PENALTI A FAVOR

La letra pequeña del VAR impidió que la mano dentro del área de Juan Berrocal, a disparo de David Cubillas, se tradujera en un penalti. Como venía de darle primero en la rodilla, no era punible.

El Castellón tardó en volver a su idea inicial. Tuvo una ocasión para el 1-1... en la que no llegó ni a disparar. Lo que apuntaba a mano a mano frente a Raúl Lizoain de Álvaro Fidalgo, acabó en un arabesco del asturiano. Así se consumía la mitad del encuentro como casi siempre: por debajo en el marcador aun sin merecerlo, pero con una capacidad de respuesta reducida a la mínima expresión y ese nulo auxilio del VAR.

El paso por el vestuario perjudicó al Castellón. El Mirandés jugaba sin cadena, con una soltura propiciada, además, por un rival apocado, incapaz de robar una pelota para empezar a crecer a su alrededor, perdedor de todos los duelos individuales y sin que llegaran noticias desde el banquillo hasta que Igor Zlatanovic y Víctor Ruiz relevaron a Álvaro Fidalgo y Adrián Lapeña, consumidos 15 minutos de la reanudación.

PIZARRA PRODUCTIVA

El Castellón se aferró a lo poco que le ha ofrecido esta temporada: el balón parado. Esta vez, una acción de estrategia en toda regla, que sorprendió a todos. Se esperaba que Marc Mateu colgara el balón, pero se lo dio a Guillem Jaime, centrando a un David Cubillas que se había hecho un sitio y a quien, como en Ponferrada, le ayudó que su remate golpeara en otro, en este caso ligeramente a Víctor Meseguer.

El tanto del capitán ponía el partido a cero en la mitad de la segunda parte. En una noche magra de ocasiones, lo cierto es que estuvo más cerca el 1-2 que el 2-1. Igor Zlatanovic no supo resolver un cara a cara con Raúl Lizoain. El Mirandés, pese a haber jugado minutos antes con tantas cosas a favor, se apagó y ya no discutió un merecido empate, que el Castellón celebra más por lo que puede suponer que por lo que es en sí.

LA FICHA DEL PARTIDO

Mirandés: Lizoain; Carlos Julio, Berrocal, Pablo Trigueros, Javi Jiménez; Javi Muñoz, Meseguer; Djouahra, Iván Martín, Jirka; y Jackson.
Entrenador: José Alberto López.
Cambios: Sergio Moreno por Jackson (m. 46), Pablo Martínez por Djouahra (m. 66), Moha por Jirka (m. 74) y Víctor Gómez por Carlos Julio (m. 74).


Castellón:
Álvaro Campos; Guillem Jaime, Lapeña, Carlos Delgado, Satrústegui; Rubén Díez, Señé; Fidalgo, Arturo, Marc Mateu; y Cubillas.
Entrenador: Óscar Cano.
Cambios: Zlatanovic por Lapeña (m. 60), Víctor García por Fidalgo (m. 60), César Díaz por Arturo (m. 81), Gus Ledes por Rubén Díez (m. 86) y Jordi Sánchez por Cubillas (m. 86).

Goles: 1-0. Min. 12: Jackson, a pase de Iván Martín. 1-1. Min. 68: Cubillas cabecea un centro de Guillem Jaime.

Árbitro: Sagués Ozcoz (vasco). Amonestó a Víctor García y Satrústegui (Castellón).

Estadio: Anduva. Espectadores: Puerta cerrada.

Incidencias: Minuto de silencio, por el fallecimiento de Diego Armando Maradona.