+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CD CASTELLÓN

El covid-19 obliga al Castellón a tener un estadio alternativo a Castalia

LaLiga pide a los clubes que eligan campo en otra comunidad por si no pueden jugar en el suyo

 

El Estadio Castalia, cerrado desde marzo por culpa del coronavirus. - MANOLO NEBOT

Juanfran de la Ossa / Castellón
10/09/2020

Los clubes de Primera y Segunda A deberán comunicar, antes del 18 de septiembre, el campo alternativo, fuera de su comunidad autónoma, en el que jugarían sus partidos, en caso de no poder utilizar su estadio como consecuencia del covid-19.

Las nuevas normas de competición para esta campaña determinan que los partidos que no puedan jugarse en la fecha prevista, se aplazarán a otra. Además, limitan a una suspensión el número de aplazamientos para los equipos de Primera y a dos para los de Segunda A. En caso de superarse esta cifra, se dará por ganador (3-0) al conjunto que esté en disposición de disputar el encuentro; y si ninguno de los dos pudiera jugarlo, se dará por perdido a ambos.

Además, la próxima temporada estará marcada por el covid-19. con destacadas medidas.

NÚMERO DE JUGADORES
Para jugar un partido, cada equipo deberá mantener, durante todo el desarrollo del mismo, al menos siete jugadores pertenecientes a la plantilla de la categoría en la que milita, salvo lo estipulado en las cláusulas específicas para el covid-19. Cuando no llegue a ese mínimo, antes del partido o durante el desarrollo del mismo por cualquier causa, la diferencia hasta el exigido de siete no podrá cubrirse con jugadores de otra clase o categoría, así que el árbitro acordará la suspensión del encuentro, adoptando el órgano disciplinario la resolución que proceda.

LA EXCEPCIÓN
En caso de imposibilidad de jugar por no disponer de al menos 13 futbolistas habilitados entre jugadores de la primera plantilla y de los equipos dependientes o filiales, la imposibilidad de desplazamiento por causa de las prohibiciones sanitarias o el cierre de instalaciones (siempre que esta situación se produzca dentro de las 48 horas anteriores a la disputa del encuentro) u otras de naturaleza similar derivadas del covid-19, se deberá acordar el aplazamiento del encuentro a una nueva fecha. En todo caso, no será posible el aplazamiento de los partidos cuando se produzcan con posterioridad a la jornada 30ª en Primera y a la 34ª en Segunda A.

‘PLAY-OFF’ A PRIMERA
Si resulta imposible su disputa con el formato inicialmente previsto para que pueda finalizar antes del 30 de junio con las dos eliminatorias de ida y vuelta, se jugará con una de estas fórmulas:

a) Final four en una única sede. Ambas eliminatorias a partido único (tres choques en cinco días).
b) Eliminatorias en diferentes sedes neutrales. Las eliminatorias se disputarán a partido único.

Si se mantiene el formato original, si por influencia del covid-19 en alguno de los clubes participantes tuviera que suspenderse un encuentro, se podrán fijar nuevas fechas dentro de las jornadas reglamentariamente establecidas, siempre que puedan disputarse todos los encuentros de los play-off antes el 30 de junio. No se computarán los aplazamientos durante la fase regular.

Si, por cualquiera de las causas señaladas anteriormente, alguno de los conjuntos participantes no dispone del número mínimo de futbolistas para la disputa del encuentro o supere el límite máximo de aplazamientos, se le dará la eliminatoria por perdida.

SIN PÚBLICO
LaLiga es partidaria de que hasta que no haya una vacuna contra el covid-19, la gente no vuelve a los estadios en Primera y Segunda A. Esta misma semana, en una entrevista, su presidente, Javier Tebas, retrasaba la estimación «hasta enero o febrero» del 2021.

INDULTO PARCIAL 
La RFEF ha decidido que las sanciones por acumulación de tarjetas (cinco) que arrastran los futbolistas de la pasada temporada, no se van a cumplir en la primera jornada del actual curso liguero (solo están sancionados los que fueron expulsados). Decisión que afectará a todas las categorías del fútbol español y que la federación valenciana ha trasladado a sus clubs. Eso sí, la actualización del código disciplinario recoge que todo jugador que fuerce la quinta amarilla, si el árbitro lo interpreta así y lo refleja en el acta, le costará una multa económica al infractor.