+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

FÚTBOL SALA

El triunfo del Bisontes no puede esperar más: recibe en el Ciutat de Castelló al Alzira

Los azulones suman un punto en las cuatro primeras jornadas de Segunda División

 

Alberto Cañada dialoga con sus jugadores. - FERNANDO GIMENO

12/10/2019

Encuentro de urgencias el que se disputa este sábado, en el Ciutat de Castelló (17.30 horas), entre el Bisontes y el Alzira. Apenas van cuatro jornadas disputadas, pero la necesidad reaccionar impera en ambos conjuntos, especialmente en el combinado de la capital de la Plana, que es colista con un solo punto en su haber.

Dicho esto, y aunque parezca contradictorio, los pupilos de Alberto Cañada afrontan este partido reforzados después de conseguir un primer punto realmente valioso ante el Barcelona B (2-2), uno de los equipos con mayor potencial en Segunda División.

Por ello, el conjunto azulón tiene ante sí la oportunidad de ratificar la mejoría experimentada en la Ciudad Condal. La solidez defensiva será una de las claves para conseguir el primer ansiado triunfo, pues el Bisontes es, actualmente, el equipo más goleado de la competición con 19 tantos recibidos, a una media de 4,75 goles por encuentro.

El factor Ciutat deberá ser el mejor aliado de los locales para abandonar esta dinámica negativa en la que está inmerso, ya que el Bisontes cuenta los partidos por derrotas junto a su afición (1-3 contra el Noia en el debut; y el 2-7 frente al Betis, actual líder), que espera disfrutar de la primera victoria durante este sábado.

Enfrente, el Alzira tampoco termina de carburar: tres derrotas y una victoria es el balance del cuadro valenciano, que buscará ahondar en la herida de los azulones y dar un golpe en la mesa.

En definitiva, se espera un partido de máxima competitividad entre dos contendientes que ansían conseguir los tres puntos. Mas si cabe el Bisontes, que tratará de brindarle la primera alegría a su entregada afición.