+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

PRIMER EVENTO DE LAS FALLAS 2018

Unas 500 personas arropan a las nuevas falleras mayores de la Vall

El auditorio se viste de gala para dar apoyo a las jóvenes en su puesta de largo. Alberto Carrero, amigo personal de Genoveva Roig, fue el mantenedor del acto

 

La alcaldesa impuso a las falleras mayores la insignia de la ciudad. - M. MIRA

Genoveva y Ainhoa, junto a las cortes de honor que les acompañarán durante las fiestas josefinas del 2018. - M. MIRA

MÒNICA MIRA comarcas@epmediterraneo.com LA VALL DUIXÓ
05/11/2017

La programación fallera de la Vall d’Uixó se inicia todos los años en noviembre y ayer por la tarde se dio cumplimiento a esta tradición con la presentación de sus máximas representantes del 2018, Genoveva Roig García y la niña Ainhoa Gómez Valls, y su corte de honor, integrada por Laura Moreno San Eusebio, Neus Roig García y las niñas Alba Ruiz Peñarroja y Paula Castelló Segarra.

El auditorio de la ciudad se vistió de fiesta para acoger un acto de tanta relevancia para el mundo fallero local y medio millar de personas quiso acompañaran a Genoveva y Ainhoa, entre las que se encontraban las reinas de la ciudad, representantes de las seis comisiones falleras valleras y de otras localidades vecinas.

LA SORPRESA DE LA VELADA / Este tipo de actos siempre están cargados de emociones para sus protagonistas, pero ayer hubo una sorpresa especial para Roig, dado que el mantenedor fue un buen amigo, Alberto Carrero Pérez, que en la actualidad es estudiante de Diseño y Moda en Madrid.

Carrero demostró conocer de cerca esta festividad, al recordar la manera en que los componentes de las cortes de honor descubren las celebraciones. En su conclusión, animó a los falleros a «seguir creciendo como colectivo», parafraseando varios versos del Himno Regional. Pero quiso dar mayor relevancia a las palabras que dedicó a las falleras mayores. De Ainhoa destacó sus raíces familiares, con un «largo currículum fallero», mientras que de Genoveva alabó «sus ganas incansables de trabajar por la fiesta», recogiendo la herencia de dos personas especiales para ella, «su yaya y su mantenedor cuando fue fallera mayor de l’Ambient». Su discurso fue muy bien valorado y ovacionado por todo el público presente en la sala cultural.