+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la iniciativa abre la puerta a modificar el convenio tras el periodo de transición

Acuamed y los alcaldes ultiman un acuerdo para abrir las desaladoras

Benicàssim y Xilxes ven avances en la propuesta que adapta los consumos de agua a la realidad. Moncofa acepta la oferta de la empresa pública para ampliar de tres a cinco años la moratoria

 

La negociación entre Acuamed y municipios debe permitir bombear agua de las desaladoras antes del 2019. - GABRIEL UTIEL

X. PRERA
09/11/2018

La puesta en marcha de las desaladoras de Moncofa y Orpesa está más cerca. Los ayuntamientos ven con buenos ojos la última propuesta de Acuamed, que ha optado por adaptar su oferta a cada municipio ante la urgencia de llegar a un acuerdo. Y es que de no alcanzar tal pacto antes de marzo del 2019, el Gobierno tendría que devolver 35 millones de euros a la Unión Europea como indemnización por las ayudas concedidas para su construcción.

Pese a que los alcaldes pidieron a la firma pública más tiempo para dar una respuesta oficial -el terminio planteado acababa ayer-, la sensación generalizada entre los ediles consultados es que las propuestas suenan bien y que el consenso será finalmente posible. Uno de los que prácticamente da por hecho su sí es el munícipe de Moncofa, Wenceslao Alós, que explica que no solo se han adaptado los consumos a la realidad de los municipios sino que la moratoria en la devolución de las cuotas de construcción se amplía de tres a cinco años. Por último, está muy cerca la inclusión de una cláusula respecto a la «conveniencia de la modificación del convenio».

Esta última cuestión es clave para los ayuntamientos, pues abre la puerta a renegociar el acuerdo firmado en 2006 y que les obliga a asumir, una vez finalizado el periodo de transición, el coste de las obras en 25 años. Entre Orpesa, Benicàssim y Cabanes deberían pagar 51 millones, mientras Moncofa y Xilxes abonarían una cantidad similar entre ambos.

Quien también ve muchos avances en la oferta de la compañía pública es la alcaldesa de Benicàssim, Susana Marqués. En su caso, lo más positivo es la reducción del mínimo de agua que tendrán que utilizar de la desaladora. «Con ello, mezclaremos el agua desalada con la de nuestros acuíferos para no repercutir subidas en la tarifa a los vecinos», destaca. En este municipio la moratoria no se amplía, a diferencia de Moncofa y Xilxes.

PROPUESTA MÁS RAZONABLE // Por su parte, el primer edil de Xilxes, José Martínez, pide a Acuamed más tiempo para dar una respuesta a una propuesta «más razonable» y que guarda muchas similitudes con la ofrecida a Moncofa. «En estos términos ya se puede llegar a un acuerdo», indica.

Temas relacionados