+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SE CONSERVÓ LA MISA Y LA PROCESIÓN

Alcalà mantiene la tradición pese a la falta de mayorales voluntarios

Gracias a la ayuda de entidades se dieron las 2.800 ‘primetes’ y dulces

 

La bendición fue el momento central de la fiesta preparada en Alcalà. - ROIG

B. ROIG ALCALÀ DE XIVERT
22/01/2018

El tiempo soleado se impuso ayer durante la fiesta de Sant Antoni en Alcalà, en un año marcado por los cambios respecto a las ediciones anteriores. Hasta la pasada convocatoria, estas celebraciones contaban con la figura de los mayorales, procedentes de diferentes calles del municipio, que durante meses se encargaban de llevar a cabo los preparativos. Los del 2017 fueron los últimos y por el momento no hay gente dispuesta a coger el relevo.

Por este motivo, desde la parroquia de San Juan Bautista se mantuvo la programación religiosa, con la misa y la bendición de los animales, mientras que el Ayuntamiento, con la colaboración de algunas entidades, asumió otros aspectos de la jornada, como el reparto de moscatel y la elaboración de 2.800 primetes, además de organizar la procesión por las principales calles. Concretamente, los colectivos locales que han contribuido han sido la Joventut Bouera y el coro de la capilla de los Desamparados.

Por otro lado, en la víspera se hizo la tradicional quema de la hoguera en la plaza de Justo Zaragozá. Los vecinos del conocido como Pla de Dalt prepararon la pira y ellos mismos prendieron fuego con las argilagues, preservando los métodos antiguos.

La conmemoración de este santo en el municipio no culmina aquí. El próximo fin de semana hay programación en Alcossebre, que en este caso mantiene todas las actividades habituales.