+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

DENTRO DEL PLAN 'EDIFICANT'

Almassora licitará este año las obras de los colegios Embajador y Santa Quitèria

Los técnicos revisan los proyectos de los colegios para contratar su ejecución en breve

 

Imagen de archivo del CEIP Santa Quitèria durante una visita anterior. - MEDITERRÁNEO

R. D.
09/09/2020

Los gabinetes diseñadores de los proyectos de los colegios Embajador Beltrán y Santa Quitèria han iniciado la revisión de los estudios para que el Ayuntamiento de Almassora publique la licitación de las obras antes de final de año.

Las obras de los dos centros, que forman parte del programa Edificant, alcanza los 10,2 millones de euros y la previsión pasa por ejecutarlas en el 2021. Tal y como indicaron los técnicos municipales, el consistorio encargó los trabajos de supervisión del proyecto y las asistencias técnicas en ambos casos para avanzar los trámites administrativos que finalizarán con la ejecución.

El presupuesto para este acometido asciende a 4.899,60 euros en el caso de Embajador Beltrán, y a 3.636,19 euros en el del Santa Quitèria. En total, 8.535,79 euros que permitirán adaptar las propuestas que resultaron ganadoras del concurso de ideas.

Previsión económica

También la construcción tiene una previsión presupuestaria diferente en cada espacio. El derribo y edificación de Embajador Beltrán será el más costoso de ambos con una previsión de 6,1 millones de euros para ejecutar seis unidades de Infantil, 12 de Primaria y comedor para 260 comensales distribuidos en dos turnos. Al edificio principal se sumará también el espacio de las antiguas viviendas de maestros situadas en el frente hasta abarcar los 5.700 metros cuadrados.

Por su parte, el colegio Santa Quitèria saldrá a concurso público por 4,1 millones de euros. Esta vez el proyecto incluye tres unidades de Infantil, seis de Primaria y un comedor para 180 comensales en dos turnos, con el objetivo de que la comunidad educativa abandone los barracones instalados en el año 2010.