+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

TRAS EL RETRASO DE LAS OBRAS

Los alumnos del Cervantes volverán a su colegio el 25 de enero en Nules

El centro avanza que comunicará los protocolos anticovid en los próximos días

 

Imagen de archivo de un acto en el exterior del colegio Cervantes, en el que se pueden apreciar la nuevas ventanas. - COLEGIO CERVANTES

MÒNICA MIRA
13/01/2021

Los escolares del CEIP Cervantes de Nules desplazados a otro colegio cercano por el retraso de las obras incluidas en el plan Edificant tienen fecha para la vuelta a sus aulas. Será el lunes 25 de enero, cuatro meses más tarde de lo previsto.

Así lo confirmó ayer el director territorial de Educación, Alfred Remolar, después de que la dirección del centro lo notificara a las familias afectadas (de 3º a 6º de Primaria), que durante los próximos días recibirán información sobre los protocolos anticovid que no pudieron aplicar con el inicio del curso, como consecuencia del precipitado cambio de planes.

Los alumnos, que desde el 7 de septiembre acuden a clase en las instalaciones cedidas en el CEIP Pedro Alcázar, podrán volver a sus propias aulas en menos de dos semanas, como había anunciado recientemente el alcalde, David García, quien aseguró que la empresa «necesitaba 15 días más para rematar algunos detalles».

Preocupación del AMPA

Las familias afectadas no las tenían todas, y así lo denunciaron en Mediterráneo, tras recibir la noticia de que no iban a poder retomar la normalidad el 7 de enero, como les habían asegurado antes de Navidad. Su desconfianza se fundamentaba en los plazos incumplidos anteriormente, pues en primera instancia les aseguraron que volverían al colegio en octubre, después fue noviembre y finalmente, después de Navidad. Y aunque las fuentes oficiales aseguran que el 25 de enero es la fecha definitiva, siguen expectantes ante posibles nuevos imprevistos, según confirmaron a este periódico.

Esta anómala situación tiene una justificación. Cuando la empresa encaraba la recta final de las obras --a la hora de abrir el hueco para la escalera de emergencias--, detectó un grave problema en algunas vigas de la estructura del edificio. Las que presentaban desperfectos fueron sustituidas, pero tras realizar un estudio pormenorizado del inmueble se detectó que la incidencia era más seria de lo que se creía.

El primer edil ya destacó en su día que el inconveniente realmente había sido providencial, porque gracias a las obras de Edificant se ha podido abordar y solucionar un problema que podría haber tenido peores consecuencias a la larga.