+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

REPORTAJE

Un ‘ángel’ de Onda en Pamplona

El veterano corredor explica que el “toro estaba encelado con el chico” y su reacción fue de “ayuda”. ‘Torrechiva’ salva la vida a un aficionado de 25 años australiano tras coger el rabo de un Miura

 

Secuencia de la cogida del joven aficionado australiano, que fue corneado por un Miura en el último encierro y salvado por el ondense Alberto Guillamón, ‘Torrechiva’, que coleó al toro para desviar la dirección de u - EFE/ AP/ REUTERS

Secuencia de la cogida del joven aficionado australiano, que fue corneado por un Miura en el último encierro y salvado por el ondense Alberto Guillamón, ‘Torrechiva’, que coleó al toro para desviar la dirección de u - EFE/ AP/ REUTERS

PATRICIA RODRÍGUEZ
15/07/2014

El encierro de Pamplona es tan anónimo como los ángeles de la guarda. Aunque ayer compartieran nombre y apellido. Alberto Guillamón para la administración, Torrechiva a pie de calle. Ahí, sobre los adoquines de la calle Mercaderes, el conocido aficionado de Onda salvó la vida de un australiano de 25 años al colear a Olivito, el toro de Miura rezagado de la manada en la última carrera de las fiestas de San Fermín.

“He visto muchas situaciones parecidas, pero esta es la que más me ha traumatizado. Me he agobiado mucho porque creía que lo mataba”. El que habla es un hombre con 42 sanfermines en sus zapatillas.

Cuenta Torrechiva que esta semana no se había puesto aún en la cara del toro, “pero hoy --ayer para el lector--, por ser el último día y con toros de Miura”, iba dispuesto a ello. Eligió el final de Mercaderes para meterse en la carrera cuando se encontró con la imposibilidad de avanzar ante los dos ejemplares que se habían caído. “El primer astado se ha levantado y he tenido la intención de seguirle, pero, cuando he visto que el segundo iba a por un chico que aguardaba en la pared, he cambiado de idea”, aseguró.

Mientras los cuatro primeros animales entraban a la plaza de toros, entre Estafeta y Mercaderes se vivían momentos de angustia. “El astado estaba encelado con el chico y mi reacción ha sido la de ayudar”. Dicho y hecho. Torrechiva se cogió al rabo cuando el toro había hecho presa al mozo contra las tablas del vallado. “Así he conseguido cambiarle la dirección de una cornada que era mortal y también despistarlo”, afirmó.

La tradición y la normativa no permiten tocar a los toros, “pero en momentos así da igual la norma si es para salvar una vida”, puntualizó el ondense.

Las muestras de agradecimiento no cesaron durante la jornada de ayer. También las de su ángel de la guarda, su hijo. Otro Alberto Guillamón apodado Torrechiva y rodador de los grandes que se fue demasiado pronto, pero al que lleva siempre consigo en su camiseta blanca y roja.

ESPECIAL // El próximo 18 de julio Mediterráneo publicará un suplemento especial de 8 páginas con las mejores imágenes de San Fermín y de los castellonenses desplazados. H