+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

'CREMÀ' INCLUIDA

Arte de 'plantà' en Benicarló con un deseo común: el fin de la pandemia

Cinco artistas falleros de la localidad han confeccionado los monumentos, que se quemarán la noche del día 29

 

Las cinco originales creaciones se ‘plantaron’ ayer en la céntrica plaza de Mossén Tomás. - SÁNCHEZ

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ
26/08/2020

En Benicarló están inmersos en las fiestas patronales en honor de Sant Bertomeu, pero, sin duda, el mayor motivo de celebración para todos sería el fin de la pandemia y, precisamente, este anhelo colectivo ha servido de inspiración para incluir una novedosa actividad en la programación festera; se trata de una peculiar plantà de esculturas efímeras, cuya temática gira en torno a diversos aspectos vinculados con la crisis sanitaria.

Los artífices de las pintorescas creaciones son cinco artistas falleros benicarlandos: Daniel Ballester, Ximo Foix, Juan Lluch, Fernando Foix y Grego Acebedo. Cada uno de ellos ha aportado su particular visión de la crisis, pero bajo un prisma constructivo y abiertamente ilusionante. Conceptos que destila, verbigratia, la obra de Fernando Foix, que representa un colosal busto de un joven con un corazón abierto y muy verde y que lleva por título Brots d’Esperança.

La infancia y las tradiciones es la temática elegida por Daniel Ballester. «Los pequeños representan a todos los colectivos, sin distinciones de ningún tipo, y ellos ensalzan los festejos locales y garantizan su futuro», afirma.

Un homenaje a los sanitarios es la obra de Juan Lluch. «Son los héroes de la pandemia y como tales los he plasmado; además, llevan unas mascarillas de tela para destacar su importancia y sensibilizar sobre su uso», dice.

La función impagable que tuvo la cultura y, especiamente, la música, acompañando y amenizando el confinamiento, inspiró la escultura de Grego Acebedo.

En otro lugar de la plaza, la figura de una fallera guerrera y desafiante se enfrenta al temible coronavirus con las únicas armas de una lanza de fuego y un escudo. «Hemos querido simbolizar qué ha pasado con las Fallas, tuvieron que suspenderse por la pandemia, y significa que unidos lucharemos y saldremos de esta», explica su creador, Ximo Foix.

Una ventana josefina

Constatar el nivel y prestigio de los artistas falleros locales, y, a la vez, lanzar un mensaje pedagógico sobre la pandemia son los objetivos que la Comisión de Fiestas ha querido trasladar a la ciudadanía con esta actividad; pero también, aseguró el concejal del área, Pedro Manchón, «pretendemos que las Fallas se sientan copartícipes, ya que se vieron abocados a suspender la celebración, y así, tienen una lugar en la programación», indica. Las esculturas efímeras se quemarán la noche del sábado.