+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BENICÀSSIM

El banco renovará el contrato de alquiler con la asociación San Vicente de Paúl

La entidad bancaria asegura que no habrá desahucio y aceptará un precio «razonable»

 

La oenegé atiende a más de 5.000 personas al año en su sede social. - EVA BELLIDO

MIGUEL AGOST
13/07/2018

No habrá desahucio de la oenegé San Vicente Paúl de Benicàssim de su local. Así lo aseguraran fuentes del Banco Sabadell, propietario del inmueble, quienes confirman que aceptarán el contrato de alquiler que mantienen con la organización.

«No íbamos a tirar a nadie a la calle. De hecho, nunca lo hemos hecho. Se aceptará un precio razonable como el actual, pero aún está en tramitación», indican. Desde la entidad financiera añaden que «técnicamente» no iban a ejecutar un desalojo.

El caso fue abordado el miércoles, en un juicio celebrado en el Juzgado de Primera Instancia número 9 de Castellón y al que acudieron las dos partes con sus representantes. «Parece un asunto fácil visto desde fuera, pero a nivel interno no lo es, porque una cosa son los trámites administrativos y judiciales y otra es la negociación, la cual seguiremos para ratificar el arrendamiento con esta oenegé», señalan.

De esta forma, San Vicente Paúl podrá seguir en su misma sede donde desarrolla acciones benéficas desde hace dos años y medio. La agrupación lo arrendó a su anterior propietario firmando un contrato con fecha de 1 de febrero del 2016, por un periodo de 10 años y un importe mensual de 600 euros, más los gastos corrientes, como luz o el agua.

PAGOS // Desde la oenegé advirtieron que al no abonar el dueño la hipoteca, se ejecutó judicialmente. Tras ello, se subastó el inmueble de la calle Oliveres, que se adjudicó al Banco Sabadell, al que la asociación siguió pagando las mensualidades, afirmaron.

Un edificio para el que el ente social invirtió unos 15.000 euros, para acondicionar espacios cara a atender a más de 5.000 personas al año. El colectivo mostró inquietud por no recibir respuesta del propietario. Ahora, todo apunta a que seguirán allí.