+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

Benicàssim se rinde a los juegos de rol

Varios escenarios locales acogen las primeras jornadas consagradas a esta variante de ocio

 

Vecinos de distintas edades y generaciones han participado en esta experiencia. -

EVA BELLIDO 05/03/2017

Benicàssim estrenó ayer sus primeras jornadas de juegos de mesa y rol, Jobem, organizadas por los jóvenes de la Associació de Cases de Joventut de Castelló y el Centre de Cultura i Joventut La Maranya, con la presencia de más de 200 personas. La animada actividad arrancó por la mañana con una sesión de rol en vivo, que discurrió por los 16 comercios y restaurantes colaboradores y las calles de la localidad, «con alrededor de 25 niños y 14 adultos, unas 40 personas», según informó Iván Checa desde la organización.

La prueba consistió en una especie de yincana familiar, en la que los participantes debían ir recogiendo las diferentes pistas para resolver la partida. Las demás actividades se realizaron de forma simultánea en el local de La Maranya, situado en la plaza de los Dolores; y en el instituto de secundaria Violant de Casalduch. El centro educativo alberga la ludoteca, formada por un total de 135 juegos, entre los que destacan algunos tan conocidos para los aficionados como el Catán. Mientras, en el centro de La Maranya se formulan las acreditaciones y es el punto de torneos.

PERFIL // Los asistentes son de toda la Comunitat y tienen edades comprendidas, mayoritariamente, entre los 18 y 26 años. Las partidas de rol en vivo están dirigidas a las familias y niños de 6 a 12 años. Tras la intensa jornada de ayer, hoy se retoma la actividad en esta primera edición. Checa manifestó que la idea es «continuar en años posteriores». El origen de las jornadas está en «un grupo de juegos de mesa de la Casa de Juventud y ha nacido de ellos. Estamos muy contentos con la participación en el rol en vivo y la implicación de los comercios, así como del instituto, por prestarnos el espacio», añadió.

El centro de La Maranya, además, fue escenario ayer de la primera batalla de gallos y gallinas, en la que algunos jóvenes demostraron sus habilidades con las rimas y el rap.