+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA VALL D’UIXÓ

Buscan diferencias antropológicas del ‘poble d’allà baix’ y ‘d’allà dalt’

La arqueóloga Júlia Olivé investiga sobre los restos óseos de entre 50 y 60 vecinos. El estudio permitirá realizar pruebas de ADN y Carbono 14 para datar su origen

 

La arqueóloga y máster en antropología Júlia Olivé investiga los restos hallados en la Alqueria de la Seneta. - MIRA

MÒNICA MIRA comarcas@epmediterraneo.com LA VALL D’UIXÓ
13/05/2019

Las diferencias etnológicas entre el poble d’allà dalt y el d’allà baix en la Vall d’Uixó son indiscutibles y una de las señas de su identidad, pero una investigación iniciada recientemente a partir de los restos humanos que se conservan en el Museu Municipal podrían dar con las claves antropológicas que marcarían esa diferenciación, a partir de la información que puedan aportar las decenas de esqueletos que se almacenan en estas instalaciones, a la espera de un estudio concienzudo de su conjunto que no se había producido de este modo hasta ahora.

Este trabajo está siendo posible a partir del doctorado de la arqueóloga y máster en antropología forense Júlia Olivé Busom, que lleva desde diciembre desentrañando la información científica que le ofrecen los cuerpos hallados a finales del siglo pasado en la Alqueria de la Seneta, en la calle Cervantes de la localidad.

Aunque la falta de medios no ha permitido definir hasta el momento su cantidad exacta, se estima que son entre 50 o 60 individuos que vivieron en la Vall en su época andalusí, una constatación fehaciente por el tipo de enterramiento identificado.

BUENA CONSERVACIÓN / La primera característica que hace tan interesante este patrimonio histórico local es lo bien conservados que estaban. Olivé explica que «no es usual» encontrar tantos restos en tan buen estado, algo que podría deberse a las características del terreno. A partir de ahí, aunque es pronto para perfilar otros detalles que fundamentan la investigación, la doctoranda ha adelantado que «a menudo encontramos huesos de hombres jóvenes con patologías muy similares en la espalda, que podrían relacionarse con un trabajo rural que suponía cargar mucho peso». Ello corroboraría la creencia de que en el poble de baix, trabajaban en la agricultura. Aunque dependerá de las posibilidades que ofrezca la investigación, la intención sería verificar si en el poble de dalt se dedicaban a la artesanía, como se especula.

Uno de los aspectos más interesantes de este estudio al amparo de la Universitat Autònoma de Barcelona, es que permitirá realizar pruebas de ADN y Carbono 14 a los huesos, lo que facilitará definir su origen, que ahora se estima entre los siglos X o XV.