+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la pobla de benifassà

Buscan familias con hijos para gestionar el bar y ganar vecinos en la Pobla de Benifassà

El Ayuntamiento hace un llamamiento para adjudicar gratis el local, ya equipado

 

El bar-cafetería la Societat es uno de los principales puntos de encuentro de los vecinos de la Pobla de Benifassà. - MEDITERRÁNEO

MIGUEL AGOST
20/09/2018

Una familia con hijos. Y cuantos más, mejor. Este es el objetivo que persigue estos días el Ayuntamiento de la Pobla de Benifassà para lograr gestores para el bar-cafetería la Societat y, al mismo tiempo, repoblar. Anhelan sumar nuevos vecinos a una localidad que supera ligeramente los 100 habitantes durante el año.

La iniciativa municipal surgió a finales de junio. Fue cuando salió a licitación el arrendamiento de la planta baja del local social, que alberga el establecimiento, en pleno corazón del pueblo. Los actuales gerentes abandonarán sus funciones a finales de septiembre. «Se van del pueblo y por ello necesitamos a alguien que se haga cargo del mismo», señala el alcalde, David Gil.

Desde el consistorio darán todas las facilidades a los interesados. «La idea es que llegue gente de fuera y con pequeños, para incorporar personas jóvenes y niños que aseguren el futuro de la escuela», indica el munícipe.

Entre las ventajas, el primer edil subraya que «el local está equipado y la adjudicación es gratis, por lo tanto, la inversión es cero; el alquiler, simbólico, casi nada». «Y si la familia cuenta con muchos vástagos les ofreceremos para los primeros meses una casa en buenas condiciones para empezar a vivir aquí», dice.

Repetir éxito 

Los responsables municipales pretenden con esta acción repetir el éxito que obtuvieron hace dos años, cuando realizaron una campaña similar, pero en este caso para arrendar el hotel de la población. «Conseguimos un núcleo familiar de una pareja con ocho hijos. Están totalmente integrados y fue una experiencia fantástica. De hecho, se interesaron en coger ellos el negocio, pero buscamos repoblar para que no muera el pueblo, esa es nuestra política», apunta Gil.

Afortunadamente, la escuela está salvada a medio plazo, ya que tiene niños para los próximos cuatro años. Pero el futuro de la localidad es incierto, a pesar de tener servicio médico 24 horas y pronto contará con una mejor carretera. Ayer, los mayores jugaban a las cartas en su bar de «toda la vida», al que le urge contar con personas detrás de la barra.