+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

juicio del caso castor

El caudalímetro prueba que Escal frenó la inyección de gas a tiempo

La gráfica, aportada por Enagás, contradice uno de los principales argumentos de la acusación. La empresa frenó su actividad el 12 de septiembre, horas antes del consejo del Observatorio del Ebro

 

El almacén de gas Castor está situado frente a la costa de Vinaròs. -

El almacén de gas Castor está situado frente a la costa de Vinaròs. -

R. D.
05/11/2017

La declaración pericial en el marco del juicio del caso Castor puso sobre la mesa la lectura del caudalímetro de la planta durante los días 12 y 13 de septiembre del 2013. La gráfica del medidor, aportada por Enagás, prueba que la empresa Escal UGS redujo el caudal de inyección cuando fue necesario, adelantándose de esta forma a los sugerimientos técnicos realizados por el Observatorio del Ebro.

El equipo de peritos presentó su testimonio en el juzgado de instrucción número 4 de Vinaròs y lo hizo no ante la fiscal habitual del proceso, sino ante el fiscal jefe, José Luis Cuesta.

El Observatorio sugirió la bajada de intensidad del caudal a niveles de agosto el 13 de septiembre a las 12.26 horas y a las 18.44 horas validó esta medida. No obstante, el caudalímetro prueba que la compañía, filial de ACS, la redujo ya el 12 de septiembre a las 23.00 horas, casi medio día antes de la petición del observatorio, que depende directamente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Esta institución poseía a diario la información detallada sobre la sismicidad en el entorno del almacén Castor, pues utilizaba los instrumentos de la red del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y disponía de los dos sismógrafos más próximos a la planta.

La gráfica, pues, contradice uno de los principales argumentos de la acusación en el juicio del caso Castor, que pasa por afirmar que Escal no cumplió las medidas apropiadas en materia de prevención ante la amenaza inminente de daños ambientales.

Y es que el Instituto Geológico y de la Minería de España (IGME), que actúa en calidad de perito de la Fiscalía en el proceso, afirmó en sede judicial el 13 de julio del 2016 que desconocía los datos del caudalímetro de Enagás.

El equipo pericial avaló las operaciones de inyecciones de gas de Escal y las decisiones operativas adoptadas por la empresa en el proceso de inyección y durante los microseísmos vividos el 2013 en la costa del Baix Maestrat. El informe de los ingenieros y geólogos Jesús Artieda, Enrique Hernández y Eduardo Salete afirma que la reducción del caudal llevada a cabo por Escal, además de ser eficaz para que bajara la sismicidad, cumplió con la normativa y los estándares del sector, no infringió ninguna prescripción técnica o normativa ni contravino las indicaciones de las autoridades competentes.

MÁXIMO CONOCIMIENTO // En esa misma declaración, los expertos aseguraron que la filial de ACS alcanzó el máximo conocimiento posible del entorno geológico y de los parámetros operativos previstos para inyectar y extraer gas en el almacén en condiciones de máxima seguridad.