+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

almassora / burriana / vila-real

La desemboradura del Millars, de nuevo seca tras 2 meses con caudal

Los peces se quedan atrapados en charcos y llegan aves pescadoras

 

La desembocadura del Millars vuelve a estar sin agua, como es habitual. - MEDITERRÁNEO

R. D. CASTELLÓN
12/01/2019

El paisaje protegido de la desembocadura del río Millars, gestionado por los ayuntamientos de Almassora, Burriana, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat valenciana, se ha vuelto a quedar sin agua en varios tramos del curso fluvial, tras mantener un caudal abundante y continuo desde el puente de la CV-10 hasta la desembocadura con el mar Mediterráneo.

Las abundantes lluvias del último episodio de gota fría ocurrido durante el mes de octubre hicieron que se produjeran continuas sueltas de agua desde los dos embalses del tramo medio, como son Arenoso, en la Puebla de Arenoso; y Sitjar, en Onda. Esto provocó que durante más de 70 días los visitantes disfrutaran de un paisaje particular, que benefició enormemente la presencia extraordinaria de muchas especies de aves en migración y la entrada río arriba de multitud de peces, indicaron ayer desde el ente.

Esta situación no se producía desde hacía más de un año. «De hecho, lo más habitual es contemplar los últimos 10 kilómetros con agua intermitente, principalmente desde el pantano de Santa Quitèria hasta la depuradora de Almassora», dijeron.

Ahora, el azud de Vila-real ha frenado el avance del agua del Millars y por el azud de las Revallaores tampoco salta el agua. Esta circunstancia provoca cambios en el río, se crean charcos donde quedan atrapados los peces, lo que atrae a aves pescadoras.