+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

gran expectación en el multitudinario evento

Explosión de júbilo en la Nit de la Crida que da inicio a las fiestas josefinas en Benicarló

La noche culminó con una cena y baile popular que se alargó hasta la madrugada. Alicia y Nadia, falleras mayores, dan el pistoletazo de salida a los festejos

 

Este acto supone el inicio de las fiestas josefinas de Benicarló. - SÁNCHEZ

El municipio vivió ayer una de sus noches más mágicas con el acto de la Crida, protagonizado por las falleras y los integrantes de las comisiones. - SÁNCHEZ

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ
05/03/2017

Pocas veces ha habido tanta expectación bajo un balcón como la que despierta en Benicarló el acto de la Crida. Ya sea en las fiestas patronales o en Fallas, como es el caso, el llamamiento a la ciudadanía y la invitación a que disfruten de las fiestas al máximo --con especial recomendación a los vecinos de que hagan gala de su hospitalidad y ejerzan como amables anfitriones con los miles de visitantes--, arrastra a una auténtica riada humana dispuesta a cumplir las órdenes y sugerencias de las reinas falleras.

Este año, el privilegio de arengar a la multitud con su alegre discurso ha sido para las auténticas protagonistas de la noche:, la joven Alicia Fuster y la niña Nadia Beltrán, falleras mayores de Benicarló y, en compañía de sus respectivas cortes de honor, embajadoras de lujo de unas celebraciones que están declaradas por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

FERVOR Y PASIÓN // Fueron ellas las que, junto a la alcaldesa del municipio, Xaro Miralles, y los componentes de la Junta Local Fallera que preside Fede Guimerá, consiguieron congregar a numerosos fervientes y apasionados acólitos de la doctrina josefina en su advocación festera y de culto fallero y encender más los ánimos bajo una balconada --la de la fachada de la casa consistorial--, como si se tratara de la mismísima Julieta Capuleto pregonando su amor por Romeo Montesco.

Pero la fiesta no acabó después de que el público que llenó el ágora se viniera arriba con la explosión del cohete anunciador del inicio de las celebraciones falleras y los estandartes de las 13 comisiones de la ciudad ondearan al ritmo de las charangas. La noche continuó hasta altas horas de la madrugada en la pista anexa del polideportivo municipal, con una cena y posterior baile popular amenizados por la orquesta Ágora, que sirvió para calentar motores para la semana más mágica del año de Benicarló.