+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

UN PLENO EXTRAORDINARIO OFICIALIZA EL RELEVO DE LA MÁXIMA AUTORIDAD LOCAL

Galí toma la vara de Almassora para ejercer «con humildad y prudencia»

El presidente del Consell, Ximo Puig, encabezó la amplia representación de instituciones presentes. La ya alcaldesa tuvo los votos a favor del PSPV y Compromís, además del apoyo de Ciudadanos

 

La primera edil con la vara de mando, símbolo del cambio en la alcaldía. - GABRIEL UTIEL

La alcaldesa, Merche Galí, estuvo arropada por cargos institucionales del PSPV, con el ‘president’ Puig al frente. - GABRIEL UTIEL

P. R.
18/06/2017

El pacto de gobierno firmado en el 2015 entre el PSPV y Compromís de Almassora quedó cumplimentado ayer, con la investidura de Merche Galí como nueva alcaldesa, en sustitución de Susanna Nicolau. «Después de dos años ya puedo decir: Se levanta la sesión», expresó a la finalización del pleno extraordinario.

Una sesión en la que estuvo presente el president de la Generalitat, Ximo Puig, y donde la emoción no dio cabida a las críticas. Así lo pusieron de manifiesto los vecinos, que abarrotaron el salón, donde, además, en las primeras filas estaba, arropando a Galí, la consellera de Vivienda, María José Salvador; el diputado autonómico Ignacio Subías; la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco; el alcalde de Vila-real, José Benlloch; el presidente de la Autoridad Portuaria, Francisco Toledo, y otras autoridades; así como la familia de la nueva munícipe.

Precisamente a ellos dedicó las palabras más conmovedoras de su discurso, por su apoyo incondicional «en el momento más dulce y más amargo por el que estoy pasando», tras contar con los votos favorables de sus compañeros del PSOE, Compromís y Ciudadanos. El Partido Popular apoyó la candidatura de su portavoz, Luis Martínez; mientras que Se Puede y Sergio Manrique se abstuvieron en la votación.

HUMILDAD // Una ovación cerrada acompañó al relevo. Nicolau le impuso la medalla y le entregó la vara de mando. «Para mí, esto representa la sustentación y ayuda que voy a necesitar durante estos dos años, de todos y cada uno de vosotros, ciudadanos de Almassora», señaló, quien además se comprometió a «gobernar con humildad, prudencia y siendo todo lo justa que vosotros os merecéis, que mi ciudad se merece».

En los discursos de los portavoces de los grupos políticos, desde la bancada socialista, Santiago Agustí habló de «satisfacción y orgullo», y que «parte de un sueño se hace hoy realidad». Aprovechó para solicitar la ayuda de la Generalitat «para construir una Almassora de primer nivel». La portavoz de Compromís, Diana Benlliure, mostró el apoyo de su grupo, «para continuar con el trabajo común» iniciado hace dos años tras el pacto de progreso.

Desde el PP, Luis Martínez justificó la presentación de su candidatura «por respeto a nuestros electores», al ser la lista más votada, y deseó «acierto en sus decisiones, y suerte en el ámbito institucional y personal». Xavier Vinyals, de Ciudadanos, destacó la capacidad de Galí; y Matilde Bagán, por Se Puede, le pidió que gobierne «para todos». Sergio Manrique puso la nota crítica.

LIBRO DE HONOR // Tras la imposición de la insignia a los miembros de la corporación, Puig firmó en el libro de honor. «És un dia d’alegria democràtica, un dia d’emoció», escribió. Deseó aciertos para gestionar un pueblo «honrat, treballador i creatiu». Aseguró a los medios que se ha demostrado «que un gobierno de colaboración es muestra de estabilidad, diálogo y honradez, y Almassora es ejemplo de ello», concluyó.