+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

REPORTAJE

Los guardianes de un castillo

Els Ports rinden un doble homenaje a Livia y Ricardo Miravet, matrimonio que compró, rehabilitó y donó a la Generalitat la emblemática fortificación de la Todolella

 

El president de la Generalitat, Ximo Puig, encabezó la representación institucional en el homenaje, en la arciprestal de Morella. - ORTÍ

JAVIER ORTÍ
08/12/2019

La comarca de Els Ports rindió este sábado un doble homenaje a Ricardo Miravet, organista y exalcalde de la Todolella y a su mujer, Livia, que murió en el 2017 tras una larga enfermedad, por su trayectoria, contribución y promoción del patrimonio de la zona.

La ceremonia de agradecimiento, organizada por el Centre d’Estudis de Els Ports, se desarrolló en dos escenarios muy especiales para el matrimonio. El castillo de la Todolella albergó la primera parte del baño de masas a sus particulares guardianes. No en vano, Ricardo y Livia compraron la majestuosa fortificación en 1966. Enamorados del interior de la provincia, en ese envidiable emplazamiento tuvieron su residencia de vacaciones hasta que tras su jubilación se instalaron de forma permanente en la fortaleza.

Desde entonces, durante casi cinco décadas, el organista y su esposa rehabilitaron esta singular infraestructura hasta conseguir una restauración espectacular. La reforma se vio culminada recientemente con la cesión del castillo a la Generalitat, a través de la fundación que lleva el nombre de la pareja, que vela por el mantenimiento de la emblemática instalación.

A esta primera parte del baño de masas en el recinto amurallado acudieron, entre otros, el diputado y alcalde de Forcall, Santiago Pérez. Hay que reseñar que ningún integrante del actual equipo de gobierno del municipio, en manos de Unidos por Todolella (UPT), acudió al acto de homenaje del exalcalde socialista.

Actuación en la iglesia de Morella

Por la tarde, la ceremonia se trasladó hasta Morella, cuya basílica arciprestal acogió la segunda sesión de los actos. Y es que el órgano de la capital de Els Ports suena gracias a Ricado Miravet. Fue él quien desde 1987 y durante ocho años restauró el instrumento. Los 3.000 tubos del órgano volvieron a deleitar al público en un concierto que ofreció Esther Ciudad, profesora de órgano del Conservatorio de Teruel.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, acompañado de autoridades provinciales y del primer edil de Morella, Rhamsés Ripollés, encabezó la representación institucional en el homenaje vespertino. El jefe del Consell puso en valor la dedicación de Miravet por rescatar el castillo todolellano y promover el patrimonio de toda la comarca, además de resaltar su trabajo en el órgano de la iglesia morellana.

Ripollés, por su parte, en honor a la memorable labor del músico, dejó una de las grandes sorpresas de la emotiva velada. A partir del año que viene, el Festival Internacional de Música de Morella pasará a denominarse Festival Internacional de Música Ricardo Miravet.