+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

susto al final de la semana taurina

Los tres heridos por los ‘bous embolats’ de Almassora evolucionan bien en el General

El segundo astado empitona una vez a un hombre y en tres ocasiones a otro. El primer toro coge a un menor de 17 años, le fractura un brazo y le quema

 

Elegido, el toro del sello J. Núñez del Cuvillo y patrocinado por la peña El Trasto, ya causó escenas de peligro por la tarde en la prueba. - OMAR ARNAU

P. R. // D. G.
27/05/2012

Una noche aciaga. Tres varones resultaron heridos la madrugada del viernes al sábado en la penúltima jornada taurina de las fiestas de Santa Quitèria en Almassora. Todos evolucionan favorablemente en el Hospital General de Castellón después de ser intervenidos por el doctor Gustavo Traver en la enfermería del recinto de fiestas. Los hechos ocurrieron sobre las 2.00 horas.

El primer cogido de la noche fue Eliodoro Amidi Sevilla, un menor de 17 años --pueden salir a torear jóvenes mayores de 16-- de Castellón y gran aficionado a los bous al carrer. El joven fue derribado mientras se alejaba del toro, momento en que el animal fue a por él embistiéndole en repetidas ocasiones hasta provocarle la fractura del cúbito y del radio de su brazo derecho y quemaduras del 20% por todo el cuerpo, además de varios golpes y rasguños provocados por el pitón.

Si el primer astado llamado Varilarguero, de la ganadería Toros El Torero y patrocinado por la peña El Caragol, sobresaltó a la localidad, más lo hizo el segundo de la noche, Elegido, del sello J. Núñez del Cuvillo y patrocinado por la peña El Trasto, pues embistió a dos hombres. El castellonense Héctor Albiol, de 33 años, sufrió una cornada limpia profunda en el bajo vientre de unos 15 centímetros, después de un descuido que pudo ser fatal. Poco más tarde, el bou embolat atrapó a otro hombre de 42 años.

Juanma Sánchez es un aficionado taurino provincial que sufrió tres cornadas, una en la axila derecha, otra en la zona posterior del muslo izquierdo y la última envainada en el abdomen izquierdo, que le provocó una rotura muscular con hematoma. H