+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FORCALL

La lucha del bien y el mal ‘enciende’ la Santantonà con mayor impacto

Las mujeres forcallanas que elaboran las pastas para la celebración reciben el Cremaller d’Or. Cientos de vecinos y visitantes reviven la popular fiesta con las botargas, los santos y la hoguera

 

Los momentos previos al encendido de la hoguera volvieron a convertirse en especiales durante la Santantonà. - ORTÍ

JAVIER ORTÍ
19/01/2019

Forcall vivió ayer la Santantonà más conocida y emblemática de la provincia, reconocida como bien de interés cultural y fiesta de interés turístico autonómico. La celebración medieval del fuego por excelencia en Els Ports reunió a centenares de visitantes, que no quisieron perderse el momento más esperado del ejercicio.

La localidad se quedó pequeña cuando faltaban escasos minutos para la medianoche. Tal y como manda la tradición, la Santantonà hacía su entrada en la plaza Mayor. Allí, las botargas condujeron a Sant Antoni y Sant Pau al interior de la barraca para ser quemados. Cuando todo parecía perdido, con la cruz en la mano, los santos salieron del interior de la enorme estructura derrotando definitivamente al maligno.

Una vez culminada la representación, los cremallers prendían fuego a la creación vegetal. Llegaba en ese momento la comunión de ritos paganos y cristianos. Vecinos y visitantes pasaban entonces por el interior de la barraca en llamas para expiar pecados y ahuyentar los malos espíritus, según cuenta la costumbre.

Los mayorales de la fiesta, que este año son un grupo de amigos, se deshacen en halagos. «Queremos trasladar nuestro agradecimiento a todos aquellos que han colaborado durante el año a prepararlo todo. Sin la ayuda del pueblo esto no hubiera sido posible», expresaba Joan Altaba.

DISTINCIÓN // Antes de la Santantonà, las mujeres forcallanas que se encargan de amasar y elaborar las pastas de la fiesta fueron reconocidas con el Cremaller d’Or, por su aportación a la festividad.

Por otra parte, la programación continúa durante todo el fin de semana, de manera que la jornada de hoy sábado arranca a las 10.00 horas, con la despertà. A las 11.00 tiene lugar la misa en honor al santo y, posteriormente, la procesión general y la visita a la casa de los mayorales que, como es preceptivo, invitan a las típicas coquetes y rotlletes.

A las 12.30 horas será el momento del desfile de les grupes y la actuación de la rondalla Les Folies. Por la tarde, a las 17.00, la plaza Mayor acogerá la representación de las actividades del campo, con la sembra y la llaurà. A continuación, a las 19.00 será la escenificación de la Vida del Sant. El día acabará con el ball rodat.

La jornada dominical se iniciará con la popular rostida de la carn, a mediodía. Y a las 16.30 horas llegarán els botets, juegos tradicionales que se rescatan una vez al año para los pequeños.