+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Comarcas

 

VINARÒS / BENICARLÓ / PEÑÍSCOLA tras los avistamientos en la plana

Las micromedusas y ‘almendrillas’ llegan a la costa norte de Castellón

Los pescadores de Vinaròs y Peñíscola detectan ejemplares que dañan las redes. La Policía Local de Benicarló retira varias ‘carabelas portuguesas’ del mar

 

Varias micromedusas han aparecido en las playas de Peñíscola. - ROIG

M. J. S // J. F. // B. R.
24/04/2015

Las medusas llegan al norte de la provincia. Tras la plaga detectada de Cabanes a Benicàssim, consecuencia de las altas temperaturas y los temporales, los ejemplares también han sido avistados en el Maestrat, en las costas de Peñíscola, Benicarló y Vinaròs. Y es que un aviso a la Policía Local de Benicarló alertó ayer de la presencia del hidrozoo en la playa del Morrongo. Los agentes solicitaron la intervención de un biólogo para capturar los ejemplares hallados, que no revisten gravedad, pues, como explicó el concejal de Medio Ambiente, Pedro López, “no estamos en temporada de baño, ni hay una presencia masiva, pero ha aparecido alguna en la playa y se ha procedido a retirarlas”.

López también quiso transmitir un mensaje de tranquilidad: “No hay necesidad de cerrar la costa porque en esta época no hay bañistas y, por tanto, no existe un riesgo importante ni se ha registrado ataque alguno”. Y es que conocida como carabela portuguesa, agua mala, botella azul o falsa medusa, la picadura de la Physalia physalis es peligrosa y puede provocar intenso dolor y problemas respiratorios debido a la alta toxicidad de la neurotoxina que secreta por sus tentáculos.

Por su parte, el subastador de la lonja de Vinaròs, Andrus Albiol, señaló que dentro del mar hay dos especies de medusas que están afectando en los últimos días a las capturas de las barcas de la luz y las de arrastre. “Las embarcaciones están cogiendo muchos ejemplares de una especie de medusa que llamamos almendrita, muy gelatinosa, que les llena las redes y les impide pescar bien, mientras que las barcas de arrastre cogen otro tipo de ejemplar, que llamados llepó y que también les llena las redes y dificulta mucho la pesca”, indicó Albiol, quien aclaró que, habitualmente, “estas especies están en alta mar y no llegan hasta las costas”.

En el caso de Peñíscola, el patrón mayor de la Cofradía San Pedro y presidente de la federación provincial, Miguel Castell, manifestó que han detectado, sobre todo, gran presencia de llepó, que perjudica a las redes de las embarcaciones y conlleva perdidas al sector, por lo que solicita a las administraciones competentes ayudas para paliar los daños. H