+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CELEBRACIONES A LA VIRGEN DE LA ERMITANA

Las mujeres toman el dominio de las fiestas de Peñíscola

Este colectivo vive su día con la comida de hermandad y el toreo de becerras

 

Las primeras reses estuvieron reservadas para el toreo de las mujeres. - ROIG

El pasacalle en la avenida Papa Luna fue el prólogo del arranque taurino. - ROIG

BARTOMEU ROIG
11/09/2018

Transcurridas las dos solemnes jornadas dedicadas a los actos religiosos en honor a la patrona, las fiestas de Peñíscola estuvieron ayer centradas en un tono más lúdico, con el día dedicado a las amas de casa y el comienzo de la agenda taurina. Ambos conceptos se unieron a primera hora de la tarde, con la sobremesa de la comida de hermandad del colectivo femenino, cuando emprendió el pasacalle por la avenida Papa Luna, hasta llegar al recinto donde se exhiben los astados.

Durante el camino, las mujeres acompañaron al manso y se pararon en numerosas ocasiones para hacerse fotografías y demostrar que cada 10 de septiembre son ellas las que toman el mando de los festejos y, por tanto, son ellas las que abren el calendario en la plaza. Entre las asistentes, dos de las aficionadas más conocidas de toda la comarca, Engracia y Milagros, que no quisieron perderse este momento en los cadafals.

Las más valientes se atrevieron a ponerse delante de los animales, con los mantones de Manila a modo de capotes. Aunque estos primeros minutos están reservados para las mujeres, algún hombre intentó torear e, incluso, uno sufrió un pequeño revolcón.

Tras esta apertura especial, los asistentes que abarrotaban la plaza vieron a los animales de la ganadería Saliner de Puçol.

EXPOSICIÓN / Por otro lado, a mediodía se inauguró la exposición de trabajos de la asociación Bonsái Irta, en su sede del Portal Fosc. La reina de las fiestas, Lidia Oms, junto al resto de representantes y autoridades de la localidad, acudieron al corte de la cinta y conocieron el trabajo que desempeñan los aficionados a estos árboles milenarios. Por la noche, la diversión tuvo como escenario en Parador de Fiestas, con la multitudinaria cena de pa i porta, con la participación de más de 1.000 personas y la actuación de la orquesta Nueva Alaska. De madrugada se celebró el primer encierro en la calle Saiz de Carlos.

En cuanto al día de hoy, los mayores serán los protagonistas, con el homenaje anual en la plaza de Santa María, en el que habrá reparto de horchata y fartons y se hará la interpretación de los grupos infantiles de los bailes típicos locales, además de la Dansa Batalla de Moros i Cristians.