+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

En el 2015

El Museu del Joguet de Almassora bate su récord de visitas con 800 asistentes

Es el balance más positivo de los cinco años de funcionamiento

 

Este museo se encuentra en calle Virgen del Tremedal. - MEDITERRÁNEO

19/01/2016

El Museu del Joguet de Almassora registró 822 visitas en 2015, según los datos facilitados por la familiar Arenós-Agut, propietaria de las piezas. Es la primera vez que la sala de la calle Virgen del Tremedal supera las 800 asistencias anuales. De hecho, 2013 era hasta la fecha el año con más visitas, con un registro total de 783. A las 822 personas que se acercaron hasta el museo de Almassora  en 2015 se suman las 310 que se acercaron al Palau de Vivel de la Vall d'Uixó para disfrutar de la colección itinerante.

“El balance de 2015 es el más positivo de los cinco años en funcionamiento, lo que nos anima a continuar renovando la sala e incorporando nuevos atractivos que animen a visitarnos”, según Margarita Agut, propietaria de la colección. Cabe recordar que la familia Arenós-Agut mantiene un extenso legado de piezas desde 1940. El pasado mes de diciembre acordó la prórroga del contrato firmado hace cinco años con el Ayuntamiento de Almassora para la cesión temporal de la colección y la exhibición en el edificio La Murà.

Según recuerdan desde el departamento de Cultura, el acceso a la sala es gratuito y se lleva a cabo cada primer y tercer sábado de mes. Hasta la fecha, el volumen de juguetes almacenados por sus propietarios ha permitido presentar hasta seis colecciones inéditas. La exposición actual está centrada en los juegos musicales y de mesa, que también incluye muñecas y aviones como guiño al periodo entre 1940 y 1980. Pianos, xilófonos, trompetas y guitarras muestran la evolución del sector en el tramo central del siglo XX.

El edificio acoge, además, aviones de juguete, uno de los principales reclamos de los más pequeños. Esta colección evidencia el ingenio de la industria juguetera en los años más duros de la posguerra, que venció las carencias en materiales con imaginación. El modelo de madera Pica-1 de los años 40 y el de hélice de 1941 con mecanismo de cuerda que permite su desplazamiento lineal, el más antiguo fabricado con hojalata, son dos de las piezas más características de la sala. El piso superior está reservado a los juegos de mesa, algunos de los cuales siguen fabricándose, y la popular muñeca Chabel.