+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

REPORTAJE

Onda enseña a amar sus paisajes ligados al agua

Los espacios que rodean el río Sonella fueron el eje de una ruta planeada con motivo del Día Internacional de las Montañas, que se conmemora hoy

 

Asistentes 8 La actividad programada por el consistorio congregó a gente de diferentes puntos de la provincia. - ESCRIG

NADAL ESCRIG
11/12/2017

Un grupo de 35 personas apostó ayer por participar en una marcha senderista organizada por el Ayuntamiento de Onda con motivo del Día Internacional de las Montañas, que se celebra hoy. Los asistentes conocieron a fondo, guiados por expertos de Sargantana Aventura, la ruta interpretativa del agua, tras partir desde la Font de Dins poco después de las 10.00 horas. Por las calles San Roque y Virgen de los Ángeles, y atravesando el barrio de la Morería, la expedición llegó hasta el río Sonella y se detuvo unos minutos en el puente medieval, llamado de Sant Francesc.

Allí, se detalló el recorrido y el sentido de la cita, que en esta ocasión no pasaría por les Coves Gelades, al ser la senda muy estrecha y sobre una acequia. Y es que había algunos niños entre el colectivo, formado tanto por vecinos como de gente llegada desde otras localidades de la provincia.

El trazado también cruzó las conocidas passeres, lo que fue seguido de una nueva explicación por parte del líder de la ruta. A partir de allí, se ascendió hacia las elevaciones del Montí, entre bosques de pinos y rodeados de impresionantes parajes, hasta la Ermita de Santa Bárbara, del año 1536 y reconstruida en 1697, aunque actualmente presenta un cierto abandono, al tratarse de una propiedad particular. Desde esta situación se pudo disfrutar de las espectaculares vistas de toda la Plana Baixa, al tiempo que todos los marchadores tomaron un pequeño refrigerio.

Regreso

El descenso llevó a las puertas de la cueva y después hasta el azud de Tales. A la vuelta se divisó la pedanía de Artesa, pasando por el Museo del Carmen, hasta alcanzar el punto de inicio. Una forma de pasar un domingo diferente, y de concienciarse sobre los valores medioambientales de los paisajes del municipio.