+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

UNA JOYA GASTRONÓMICA

Pablo Pascual, el 'alquimista' que crea 'oro líquido' en Sant Mateu

Este castellonense de 44 años dirige Finca Varona La Vella, la empresa que elabora el 10º mejor aceite de oliva del mundo

 

RAÜL BADENES
13/11/2020

Lleva la agricultura, los olivos y el aceite en su ADN, acostumbrado desde sus primeros años de vida a desenvolverse entre los ejemplares de olivos milenarios de Sant Mateu, el pueblo en el se ha criado (nació en Castelló) Pablo Pascual. Por eso, cuando a este ingeniero agrónomo de 44 años se le presentó la oportunidad de dedicarse en cuerpo y alma a la elaboración del oro líquido no lo pensó un instante. "Llega un momento en el que sientes que no te valoran lo suficiente en tu trabajo… Y decidí apostarlo todo al aceite", dice con firmeza.

La apuesta, que nació en el 2017, no le ha salido nada mal, vistos los resultados. Un  par de años después invirtió en la construcción de una almazara -"vital para poder estar encima de todo el proceso", apunta- y ha ido adquiriendo fincas que añadir a la familiar, la Varona La Vella que da nombre a su marca comercial. Muchas horas de trabajo, investigación, pruebas y sacrificios han dado con el que ahora mismo está considerado como el 10º mejor aceite de todo el planeta, la variedad picual de esta pequeña firma castellonense.

"Ya solo poder formar parte de la Guía Evooleum –la de referencia internacional en el mundo de los aceites de oliva- era un sueño. Estar entre los 10 mejores…. No sé explicar la satisfacción que se siente", señala con orgullo Pablo, el orgullo de un padre, el de un producto autóctono de nuestra provincia que ha conseguido traspasar fronteras.

A pesar de cierta sorpresa al ver situado a su Finca Varona La Vella Picual en el top-10 mundial, Pablo Pascual sabía que tenía algo bueno entre manos. "Cuando presenté la muestra al jurado –formado por los mejores especialistas de 26 países- sabía que tenía un buen aceite, pero la bomba ha estado estar entre los 10 primeros. Se me saltaron las lágrimas cuando vi el resultado", reconoce el alquimista culpable de crear un aceite que se llevó 93 puntos sobre 100.

El covid-19, evidentemente, ha sido un obstáculo al que, como muchos otros sectores productivos, Finca Varona La Vella ha tenido que hacer frente. "En el 2019 vendimos todo el aceite que elaboramos; a principios de año, nos encontramos con aceites excelentes en los depósitos y sin poder salir. Fue muy frustrante", explica Pablo. Pero siguió adelante, con un poco más de esfuerzo e imaginación. "Teníamos una web más que nada como escaparate de productos y la convertimos en tienda online. Durante el confinamiento funcionó muy bien". Ello le ha permitido mantener los tres trabajadores fijos de la pequeña empresa, que crece con otros eventuales durante la época de recolección de las olivas.

¿DÓNDE SE PUEDE ENCONTRAR?

De momento, el mejor aceite de nuestra provincia (el picual, aunque Pablo también trabaja con farga y morrut, otras variedades de olivas), el quinto mejor de España y el décimo del mundo no se puede encontrar en grandes superficies o supermercados. Su distribución, incluso para algunos de los restaurantes más reputados de Castellón, todavía es en pequeña escala, la tienda El Pilar, en la calle Colón, y dos paradas del Mercat Central en Castelló, mientras que en València funciona una tienda propia de Finca Varona La Vella y su aceite también se puede adquirir en el mercado municipal Mossèn Sorell, además de algunas catas –"con aforo muy reducido por esto de la pandemia", avisa Pablo- de las que se puede disfrutar en Ruzafa o en Sant Mateu, en la cuna de este producto gourmet, de altísima calidad, pero no por ello prohibitivo. "El décimo mejor aceite del mundo no llega a los 12 euros. Es caro, sí, pero esto no es como el vino; una botella te puede durar mucho tiempo", comenta Pablo, que recomienda probar su oro líquido "sobre una tostada o acompañando a un buen queso".

Pablo y su pequeña empresa han apostado por distinguirse por el sello de la "calidad" para salir adelante en estos tiempos tan complicados. Para el alma mater de Finca Varona La Vella la clave para que el sector agrícola de la provincia vaya hacia arriba está ahí: "Aunque los beneficios puedan tardar en llegar un poco más no hay que pensar tanto en producir una gran cantidad, sino en que lo que produzcas intente ser lo mejor".

Temas relacionados