+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

PRIMER DESTINO DE LA COMUNITAT

Peñíscola, pionera en la unión de la pesca y el turismo

Una barca ofrece la posibilidad de vivir un jornada de trabajo junto a los marineros

 

Las salidas de turistas junto a los marineros se combinan con otras actividades relacionadas con este oficio. - ROIG

BARTOMEU ROIG
12/08/2017

Se llama Los Jovens, y es una de las barcas que forman parte de la flota de artes tradicionales del puerto de Peñíscola. Desde hace unos días tiene una característica única en toda la Comunitat: es la primera embarcación autorizada por la Generalitat para combinar sus labores habituales con el turismo. «Es una oportunidad para que los visitantes vean cuál es nuestro trabajo, sin trampa ni cartón», detalla su patrón, José Martorell.

Los inscritos --un máximo de cuatro por cada salida-- parten del puerto en una jornada real, en la que calan las redes de tresmallo, esperan a que se acerquen los peces, recojan y hagan la selección de especies, antes de volver a tierra, al cabo de unas cuatro horas. Tal y como destaca Paco Gracia, responsable de la empresa que gestiona esta propuesta, «no se trata de una recreación, sino de vivir una experiencia real».

Es por ello, que los turistas deben adaptarse a los duros horarios que impone el oficio, y también a los condicionantes meteorológicos. «La semana pasada hicimos las primeras salidas, nada más obtener los correspondientes permisos, pero esta semana no ha sido posible por el estado del mar, con lo que la barca no puede pescar, y se han hecho cancelaciones», añade Gracia.

PRECEDENTES / La actividad ya lleva años de andadura en otras autonomías, como Galicia y Cataluña. El patrón de la barca detalla que, cuando supo de la existencia del turismo de pesca, se informó de la posibilidad de hacerlo aquí. «Pero me dijeron que era imposible, porque la legislación no lo permitía». Tras un cambio la Ley de Pesca valenciana, y su correspondiente reglamento, ya ha podido cumplir su objetivo.

En cuanto a los visitantes, buena parte de ellos son extranjeros, sobre todo franceses, «y muchos preguntan cómo combinan los horarios con la familia». Paco Gracia se refiere a la sostenibilidad del proyecto. «Hace posible que los marineros tengan una parte de ingresos con estos viajes, de modo que no es necesario extender redes tantas horas, ni extraer tanto pescado». Espera que la experiencia se consolide pronto, y estos recorridos se puedan ampliar a las barcas de arrastre, que son las de mayor tamaño.