+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

ENCUENTRO CON LAS CONCESIONARIAS de servicios

Peñíscola prevé recibir durante Semana Santa a 75.000 turistas

El municipio realiza los preparativos para la avalancha de gente que espera desde hoy

 

El alcalde, Andrés Martínez, presidió la reunión para coordinar a las empresas concesionarias de los servicios. - ROIG

BARTOMEU ROIG
08/04/2017

Las fechas de la Semana Santa constituyen la primera gran avalancha de visitantes del año en Peñíscola. Desde el Ayuntamiento manejan la cifra de 75.000 personas que acudirán a pasar unos días de descanso y es por ello que desde la Concejalía de Servicios se ha hecho un encuentro de coordinación con las diferentes compañías concesionarias. El edil Alfonso López afirma que el objetivo es «mejorar y optimizar los recursos de cada empresa y adecuar las prestaciones».

El consumo de agua constituye uno de los ejemplos más evidentes. «Durante los meses de invierno se encuentra alrededor de los 4.000 metros cúbicos al día y en Semana Santa se superarán los 8.000», ejemplifica López.

En cuanto a la limpieza de viales, se ampliará el número de operarios a 18, se colocarán más papeleras en el paseo marítimo y la recogida de papel y cartón será puerta a puerta para los comercios. De forma paralela, ya se trabaja en la romería de Sant Antoni, el próximo día 23, para lo que se dispondrá de papeleras en los accesos y de contenedores.

CUIDADO DE LAS PLAYAS // Las playas han sido objeto de atención especial, ya que en las últimas semanas han tenido que efectuar labores extraordinarias para recuperar su aspecto tras los temporales del pasado enero. Con esta misión prácticamente realizada, han culminado la colocación de las pasarelas sobre la arena y la revisión de las duchas.

En cuanto a la movilidad, activan los semáforos de la plaza Illueca, uno de los puntos que concentra una mayor actividad de tráfico y peatones. Las restricciones para los vehículos en el casco antiguo harán que solo puedan pasar de 8.00 a 15.00 horas en días laborables y hasta las 12.00 en festivos. La firma encargada del alumbrado público también ha participado en un encuentro que tendrá continuidad «de forma periódica, para identificar incidencias y plantear soluciones», según el edil.