+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

LA VALL DUIXÓ

El premio de conseguir ser los mejores

La Vall reconoce el talento concediendo trece becas de 500 euros por la excelencia académica

 

Premios. 8 El Ayuntamiento ha otorgado trece galardones a la excelencia académica a estudiantes de la Vall. - MEDITERRÁNEO

R. D. comarcas@epmediterraneo.com LA VALL DUIXÓ
10/09/2017

El Palau de Vivel de la Vall d’Uixó acogió ayer la celebración de un acto en materia educativa al que asistieron numerosas personas que, en apariencia, no se distinguían de cualquier otro vecino de la ciudad. Aunque entre ellas había trece que han conseguido un mérito que no está al alcance de cualquiera: la excelencia en su trabajo. La de trece estudiantes de Bachillerato, Ciclos Formativos y conservatorio que han finalizado esa etapa de formación convertidos en los mejores expedientes académicos de la Vall.

Ser excelente no es un mérito que merezca pasar desapercibido, así lo creen desde el Ayuntamiento que, un año más, organizó un acto para reconocer este logro personal, concediendo un premio a cada uno de los estudiantes: una beca de 500 euros.

Ayer se habló de exámenes, de centros educativos, de futuro. Pero también de superación, oportunidad, capacidad o felicidad.

La periodista y corresponsal de Mediterráneo, Mònica Mira, realizó la intervención central, en la que incidió en la necesidad de que vieran su éxito académico «no como una meta, sino como una oportunidad para ser lo que queráis ser, sobre todo felices».

Tanto ella, como la concejala de Educación, Carmen García, y el representante de los centros educativos, Modest Beltrán, coincidieron en emplazarles a aprovechar su talento, no solo para tomar las riendas de su futuro, sino también para mejorar la sociedad, bajo el argumento unánime de que la educación es la herramienta que puede transformar la sociedad, para bien. La alcaldesa, Tania Baños, apoyó la juventud no como hándicap, sino como una fuente de talento que la comunidad debe aprovechar.

Y así, con el buen sabor de boca que dejan los grandes momentos, todos volvieron a casa con el convencimiento de estar solo ante los primeros pasos de un futuro prometedor.