+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

llega la hora del balance

Ruina en las cosechas tras las tormentas de granizo en Els Ports

Las organizaciones agrarias realizan primeras estimaciones de los daños sufridos . La virulencia del temporal provoca destrozos en granjas y chapa de vehículos

 

Cubierta de granjas, como la de la fotografía, sufren efectos de la piedra. - ORTÍ

El granizo destrozó la chapa y las lunas de muchos vehículos. - ORTÍ

JAVIER ORTÍ
13/07/2018

Tras el episodio de tormentas que sacudió la comarca de Els Ports en la tarde del miércoles llega el balance de daños. Las primeras estimaciones apuntan a números rojos en las cosechas de cereal en determinadas zonas. Además, se suman los cuantiosos destrozos materiales en fincas y vehículos.

La precipitación que cayó en forma de granizo de grandes dimensiones arrasó los cultivos en determinados municipios de la comarca de Els Ports. Además, la virulencia del temporal unida a las dimensiones de la piedra tuvo sus efectos sobre cubiertas y vehículos. En este sentido, las principales organizaciones agrarias de la zona hacían ayer las primeras estimaciones de lo destruido. Adrián Lobo, de Fepac-Asaja, apuntaba que «en las parcelas que han sido afectadas estiman daños entre el 50 y el 80% de la producción», puntualizaba.

Pero realmente los labradores afectados manejan números peores. «El agricultor que tienen 80% de la cosecha damnificada no entrará a recoger lo que queda, porque no le será rentable. Por tanto, las pérdidas en algunos casos supondrán hasta el 100%», concretaba el portavoz de Asaja.

Por su parte, desde la Unió de Llauradors hacían un recuento similar y apuntaban a la idiosincrasia de las tormentas, por lo que hay zonas completamente arrasadas y otras que apenas han sufrido daños. «El municipio más afectado es Cinctorres y dentro del término municipal de Morella, la zona de Canteret. Después, hay áreas muy perjudicadas también en Castellfort y Vilafranca». «En otros pueblos se han producido incidencias puntuales, pero de menor envergadura», concretaba el delegado de este sindicato agrario, Diego Boix.

máxima DESOLACIÓN // Los principales damnificados, los agricultores, ven ahora cómo el esfuerzo y el trabajo de mucho tiempo se ha echado a perder. Los desperfectos en tejados, instalaciones y vehículos son cuantiosos, como muestran las imágenes adjuntas. «Lo de menos será perder la cosecha. El granizo nos ha destrozado parte de los corrales, ha hecho daño en las balsas de agua… nos supone unos costes muy importantes», señala Ismael Ferrer, de la masía El Salseral.

Miguel Ángel Querol relata cómo la piedra destrozó su vehículo mientras trabajaba y no pudo hacer nada para impedirlo. «Estaba en la granja y de repente empezó la granizada», recuerda. «Las piedras eran como pelotas de tenis y no podía ir hasta el coche en aquellas condiciones extremas. Cuando pasó el temporal, mi vehículo estaba ya hecho polvo, con las lunas rotas y la chapa abollada», señala Querol, consciente de haber vivido en la tarde del miércoles una pesadilla fraguada en apenas unos minutos.