+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

cambio de vida radical

De Silicon Valley al convento de un pueblo de Castellón

La emprendedora valenciana Montse Medina conquistó la cuna de la tecnología mundial y lo deja todo por la vida religiosa // Su destino, monja de clausura en el monasterio de Santa Ana, en la comarca del Baix Maestrat

 

VIDA ANTERIOR. Montse Medina, en la Universidad de Stanford en 2017. - LEVANTE-EMV

VIDA ACTUAL. La emprendedora valenciana cambia las comodidades de su vida actual por otra tras los muros del monasterio de Santa Ana de Sant Mateu. - MEDITERRÁNEO

M. MARTINAVARRO / LEVANTE-EMV
15/01/2021

Las 13 hermanas agustinas del monasterio de Santa Ana de Sant Mateu cuentan con una nueva aspirante a monja de clausura en el convento y están «encantadas» con la idea, si bien le piden a Dios «que le dé perseverancia, porque la va a necesitar para el gran cambio que va a suponer su vida». Así lo afirma a Mediterráneo sor Asunción, a punto de cumplir 81 años y que habla con conocimiento de causa, no en vano lleva 58 años tras los muros del convento. Y es que la futura monja es una valenciana de 36 años --«será la más joven de la comunidad», indica esta religiosa-- que lo ha logrado todo en el mundo de la innovación y la tecnología. 

Se trata de Montse Medina, que conquistó la cuna del emprendedurismo y la tecnología del mundo: Silicon Valley. Fundó la startup Jetlore, con sede en San Mateo (California) comprada por la multinacional estadounidense Paypal por varios millones de dólares. En su regreso a España, fue fichada en junio del 2019 como socia de la consultora Deloitte. Ahora se dedicará a la vida religiosa en otro San Mateo, el municipio que roza los 2.000 habitantes en la comarca del Baix Maestrat.
A través de una carta publicada a en su perfil en la red social LinkedIn (donde ahora se define como Sierva de Dios), Medina explica a sus compañeros de Deloitte su decisión de dar un giro radical a su destino. «Con mucho pesar tengo que despedirme de Deloitte. He decidido dejarlo todo y responder a lo que creo que es una llamada de Dios», afirma.

«Se ha abierto una nueva etapa en mi vida que comporta dejar mi carrera profesional. Creo que Dios me está llamando a dejarlo todo para seguir a su hijo Jesús más de cerca», relata en la misiva que ha hecho pública. «He vivido 12 años triunfando según los parámetros del mundo: tengo títulos de la prestigiosa Universidad de Stanford, he fundado una startup en Silicon Valley que ha adquirido una Fortune 100 y con 34 años he llegado a ser socia en Deloitte», pero esta vida no le hacía feliz.

Y ha decidido dejarlo todo para dedicarse a la vida religiosa en el monasterio de Santa Ana. «Es encantadora, estuvo mirando varias comunidades y tras venir a hacer un retiro se decantó por nosotras», explica sor Asunción. «Todavía no está de clausura, entra y sale, debe completar un año de aspirantado y después aún le quedará un periodo antes de vestir los hábitos». Mientras realiza las mismas tareas que el resto: friega, limpia y seguramente preparará las pastas que comercializa El Horno de las Monjas, presentes en facebook, twitter, instagram y que ofrecen el servicio de venta on line de sus productos, que aprendieron de la mano de mano de un auténtico dios de la repostería, el maestro Paco Torreblanca, como ya se hico eco este rotativo.